Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) octubre es designado como el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama. Es una fecha en la que se busca crear conciencia entre toda la población acerca de esta enfermedad que afecta a familias completas. Además también se promueven acciones para que las mujeres puedan acceder a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos. Al igual que en la mayoría de neoplasias, si se logra detectar en sus primeras etapas existen altas probabilidades de curación.

Para entender la gravedad del problema se pueden observar las estadísticas del Observatorio Global de Cáncer (Globocan). Cada año se producen 1.38 millones de nuevos casos y 460 mil muertes por cáncer de mama en el mundo.

La mayoría de las muertes (269 mil) se presentan en los países de ingresos bajos y medios. Los motivos son variados pero principalmente porque la mayoría de las mujeres no cuentan con una cobertura de salud. Por tal motivo, no pueden acudir a revisiones periódicas y eso deriva en que se diagnostique la enfermedad en estadios avanzados.

Cáncer de mama en México

Pero ahora, al hablar del caso de nuestro país, la situación no es muy distinta. Se diagnostican aproximadamente 27 mil 283 casos al año. Con esto en mente, significa que, en promedio, se detectan a 75 mujeres con esta enfermedad cada día.

A su vez, de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), siete de cada 10 casos de cáncer de mama se detectan en etapas avanzadas. Precisamente esto es lo que complica los tratamientos y reduce las probabilidades de salvación.

Diferentes estudios han demostrado que el tiempo para iniciar quimioterapia adyuvante después de la cirugía definitiva debe ser menor a 60 días. A mayor tiempo de inicio de tratamiento, mayor la probabilidad de recurrencia y muerte (20 y 36 por ciento, respectivamente). De 20 mil 27 mujeres, el 36.8 por ciento tuvieron recurrencia dentro de los primeros 10 años. Además la mayoría de estas recurrencias (81.9 por ciento) ocurrieron dentro de los 5 años posteriores al diagnóstico. Las mujeres en etapa III mostraron mayor riesgo en comparación con las mujeres en etapas I o II.

Por su parte, existen distintos motivos que han propiciado que muchas de las mujeres mexicanas no puedan detectar a tiempo el cáncer de mama. Uno de ellos es la falta de tiempo libre en las mujeres que trabajan para acudir a una revisión médica. De igual forma, el nulo interés por practicar la autoexploración provoca que no logren identificar que padecen la enfermedad desde sus primeras etapas.

Por todo lo anterior es que este tipo de efemérides cobran relevancia. Tú como médico no olvides recordar a tus pacientes la importancia de las revisiones generales periódicas. Aunque octubre sea el Mes de la Sensibilización contra el Cáncer de Mama, tú debes recordarlo todo el año.