¿Cuáles son los impuestos que debe pagar un médico?

Dentro de los impuestos que debe pagar un médico existe uno en especial que no se puede evitar ni deducir, ¿sabe de cuál se trata?

El aspecto legal es uno de los más importantes para cualquier persona y en especial para los adultos. El problema es que muy pocos han recibido la educación necesaria sobre el tema. Y cuando se trata de profesionales de la salud es peor porque en la universidad no se informa de manera adecuada a los alumnos. Por lo tanto, al egresar hay muchas preguntas pero muy pocas respuestas. Cuando se trata de los impuestos que debe pagar un médico hay demasiadas lagunas.

Para empezar, se trata de una obligación que nadie puede evadir. En caso de que no cumplas en tiempo y forma te expones a que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) pueda actuar en tu contra. Las consecuencias van desde el pago de cuantiosas multas hasta la suspensión definitiva de tu consultorio médico.

Un aspecto a considerar es que durante los últimos años los profesionales de la salud han estado “en la mira” de las autoridades fiscales. Tan solo en 2018 se estimó que este gremio evadió el pago de 3.4 mil millones de pesos correspondiente al pago de impuestos. Por lo tanto se trata de una de las áreas que más evita cumplir con esta obligación.

Los impuestos que debe pagar un médico

Ahora lo importante es conocer las obligaciones fiscales que debe cumplir un doctor. Al respecto, el documento El mundo de la contabilidad y la medicina señala que solo hay que absolutamente todos deben pagar y es el Impuesto Sobre la Renta (ISR). No importa la modalidad de trabajo ni el sector en el que se labore porque no se puede evadir con esta obligación. Debes tomar en cuenta que su importe depende del total de tu salario. Con respecto a los servicios médicos, están exentos de Impuesto de Valor Agregado (IVA).

Por otra parte, si trabajas por nómina todo es más sencillo porque la empresa retiene el resto de impuestos que te correspondan por prestaciones como aguinaldo y vacaciones y se los paga de forma directa al SAT.

En cambio, si trabajas por honorarios entonces debes llevar tu propia contabilidad y mantener un registro de tus ingresos y egresos. En cuanto a la consulta privada, si tus pacientes te solicitan un recibo de honorarios te obliga a darte de alta ante Hacienda para declarar los impuestos generados por esos recibos. Pertenecer a una nómina y el otorgar recibos de honorarios en la consulta privada califica como “dos empleadores” y por lo mismo se debe hacer declaración mensual y anual.

En cualquiera de los casos, recuerda que los impuestos que debe pagar un médico no se pueden evitar ni evadir. Mientras que para conocer a detalle los que te corresponden por tu modalidad de trabajo lo ideal es consultar a un contador.