El ritmo de crecimiento de la pandemia por Covid-19 se mantiene en aumento constante. La tendencia no parece que cambiará a mediano plazo y eso implica adoptar cambios en el estilo de vida de la población mundial. Mientras no exista un tratamiento efectivo o una vacuna será necesario cambiar aspectos básicos que van desde las reuniones masivas hasta la protección en espacios abiertos y cerrados.

Dentro de las modificaciones que ya se han implementado en todo el mundo se encuentra el uso permanente de cubrebocas. En el caso específico de México es una medida obligatoria para el uso de transporte público e inclusive algunos establecimientos la han impuesto para permitir el ingreso.

Ahora bien, existen distintos tipos de cubrebocas y la efectividad de cada uno varía a partir del material con el que se haya fabricado y su correcto uso. Ninguno ofrece una protección total pero sí ayudan a disminuir las probabilidades de contagio.

Innovación en fabricación de cubrebocas

En ese sentido, dentro de las innovaciones más reciente se encuentra la fabricación de cubrebocas eléctricos. La idea original surgió para combatir la polución y neblina en las ciudades más contaminadas del mundo; sin embargo, ahora ha sido retomada como una alternativa contra la Covid-19.

Lo que se ha detectado hasta el momento es que los cubrebocas que se humedecen pueden ser contraproducentes. Cuando eso ocurre se convierten en una herramienta de propagación de infecciones en lugar de brindar protección.

Por lo tanto, la electricidad puede ser utilizada para desactivar los patógenos en las mascarillas faciales. Además recientemente se ha identificado que un tejido electroquímico mata las partículas del SARS-CoV-2 que estén en contacto.

A la fecha ya existen varias compañías que fabrican sus propios cubrebocas eléctricos. De manera general, la pieza contiene una serie de pequeñas baterías que trabajan juntas para generar un campo eléctrico a través de la tela. Cuando se detecta humedad se genera una corriente dentro de ella y cualquier patógeno dentro de la humedad se ve afectado, sin que el usuario presente afectaciones.