A mediados de este 2021 la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) sufrió varios cambios internos. El mayor fue el nombramiento de Alejandro Svarch Pérez como su nuevo director. A partir de ese momento se hizo la promesa de que uno de los objetivos era combatir los productos milagro. Para hacerlo habría una ampliación en el monitoreo de las ofertas que se publican en internet y redes sociales. Ahora ya se empiezan a observar los primeros resultados.

El día de hoy se anunció que como parte de la estrategia para reforzar las acciones contra supuestos remedios para la salud se emitieron cinco alertas sanitarias. Todas son para productos de engaño, antes conocidos como “productos milagro”.

¿Cómo se definen?

En su definición más concreta se trata de aquellos que prometen aliviar padecimientos, quitar dolores o curar enfermedades sin presentar ninguna evidencia técnico-científica. Para conseguirlo se aprovecha de la urgencia de las personas aunque muchas veces causan riesgos a la salud.

Los productos milagro que fueron denunciados por la Cofepris son los siguientes:

  1. “Osteo Sin Max”, el cual se oferta en presentaciones crema y tabletas, y se comercializa como relajante muscular y desinflamatorio. El producto aparenta estar indicado para hernias de disco, osteoporosis, osteoartritis y gota.
  2. “365 Skinny High Intensity”, también conocido como “Body Balance High Intensity”, que son cápsulas publicitadas como suplemento alimenticio y se le atribuyen propiedades como acelerador de pérdida de peso y metabolismo, relajante y controlador de los niveles de cortisol, entre otros.
  3. “Cicatrisan Plus Max”, que emula ser un tratamiento para padecimientos como úlceras gástricas, colitis, gastritis aguda o crónica, divertículos y la prevención del cáncer de colon.
  4. “Pulmo Calcio”, ofertado como expectorante para el alivio rápido de tos en presentaciones como ampolletas, microbotellas, tabletas y jarabe.
  5. “Riñón Vida Plus Max”, en presentación de comprimidos, se anuncia como producto auxiliar en el tratamiento de infecciones y dolor renal, infección en el tracto urinario y próstata, así como para evitar formación de piedras y arenilla en el riñón y cálculos renales.

Ninguno de estos cinco productos cuenta con registro sanitario porque no han demostrado su seguridad, calidad o eficacia. Mientras que al desconocer el contenido de sus ingredientes representan un riesgo para la salud de quien los consume.

Adicionalmente, al ser de dudosa procedencia y carecer de verificaciones a sus plantas de producción, se desconoce las condiciones de higiene en su elaboración o almacenamiento.

Por su parte, la Cofepris recomienda a las personas no consumir ni comprar dichos productos ni cualquier otro que no cumpla la normatividad vigente. Mientras que los médicos deben abstenerse de indicar cualquiera de los productos milagro mencionados, o de cualquier otro tipo, a sus pacientes.

Multas para los fabricantes pero también para quienes los ofrezcan

Estos productos tampoco pueden ser publicitados, comercializados ni distribuidos. A los establecimientos que incumplan la normatividad se les aplicarán sanciones administrativas que resulten procedentes.

Mientras que si tú identificas en algún punto de venta alguno de los mencionados puedes realizar una denuncia sanitaria en este enlace. De esta manera también ayudas para terminar con esta práctica que no solo es ilegal sino que pone en riesgo la vida de las personas.