“De todos modos de algo me tengo que morir”, el pretexto más frecuente de los pacientes

El principal problema de las consultas es la falta de apego al tratamiento de parte de los pacientes y no seguir las indicaciones médicas.

0
198

Como parte de tu trabajo diario se encuentra el atender a los pacientes que acuden a tu consultorio. Es claro que todos presentan alguna enfermedad o dolencia que requiere de una solución. Si bien, en algunos casos el problema se origina por factores externos, también existen otros que son propiciados por las propias personas.

Al finalizar cada consulta debes ofrecer un diagnóstico y las indicaciones a seguir para cada persona. El problema se presenta en el seguimiento, donde muchos de los pacientes no siguen el tratamiento al pie de la letra. Cuando se les prohíbe el consumir ciertos alimentos o alejarse de hábitos dañinos. De forma tradicional, el pretexto que emplean con más frecuencia es “de todos modos de algo me tengo que morir”.

Se trata de una respuesta sencilla para evitar hacerse responsables de sus propios actos. A pesar del empeño que le pongas a tu trabajo y seas reiterativo con tus pacientes, cuando ellos no quieren cambiar es muy complicado obtener resultados positivos. Y lo peor es que cuando ellos no obtiene una mejora en su salud, lo primero que hacen es culpar a su respectivo médico.

Falta de apego al tratamiento médico

En ocasiones los pacientes optan por buscar una segunda opinión, pero cuando ellos verdaderamente no cambian, el problema continuará. Lo que muchos no se quieren dar cuenta es que en ellos se encuentra parte de la solución.

Es gracias al empeño que se le ponga y seguir las indicaciones médicas que realmente se puede obtener una mejora en la calidad de vida. Existen enfermedades de distintas magnitudes, pero en ocasiones con algo tan simple como acatar las recomendaciones del médico es suficiente para observar resultados favorables.

¿Y en tu experiencia profesional qué otros pretextos has escuchado de tus pacientes?

Taboola