¿Derivando a un paciente? Ten en cuenta estos 5 consejos

La mayoría de los médicos están bastante familiarizados con las derivaciones. Sin embargo, hacer la derivación de un paciente puede no ser tan simple como parece.

450

La mayoría de los médicos están bastante familiarizados con las derivaciones. Sin embargo, hacer la derivación de un paciente puede no ser tan simple como parece.

¿Qué es la derivación de un paciente?

Según la AAFP; “una derivación es una solicitud de un médico a otro para asumir la responsabilidad del manejo de uno o más de los problemas específicos de un paciente. Esto puede ser por un período de tiempo específico, hasta que se resuelvan los problemas, o de forma continua. Esto representa una transferencia de atención temporal o parcial a otro médico para una afección en particular”.

Sin embargo, no siempre se hace de manera adecuada. Por lo que a continuación te presentamos algunos puntos que siempre debes tomar en cuenta a la hora de realizar una.

Consejo n. ° 1: Razones para las referencias

Cuando refieres a un paciente, debes tener una razón válida. Por lo general, estas razones se dividen en una de cuatro categorías:

  1. Cuando necesites ayuda para hacer un diagnóstico:Ten cuenta que buscar la ayuda de otro médico no refleja mal tu perspicacia clínica. En cambio, cumple el objetivo de tratar al paciente de la manera más eficiente.
  2. Cuando quieras la opinión de un especialista.
  3. Cuando sientas que un paciente puede vibrar mejor con otro médico.

Obviamente, debes hacer todo lo posible para trabajar con un paciente, pero para situaciones fuera de tu control, es posible que una remisión sea una buena idea.

Consejo n. ° 2: Explicaciones

Es imperativo que tus pacientes comprendan por qué es necesaria la derivación. Explica qué esperar durante el proceso de derivación y de la cita con el especialista. Brinda a tus pacientes la oportunidad de hacer preguntas y anímalos a hacer un seguimiento con preguntas dirigidas al especialista según sea necesario.

Consejo n. ° 3: Protocolo

Después de decidir la derivación, sigue un protocolo o utiliza un software de gestión de derivaciones que incluya a todos en la práctica.

El protocolo debe iniciarse de inmediato, especialmente en casos de gran necesidad. El personal del consultorio debe programar una cita con el especialista antes de que el paciente salga del consultorio.

Consejo n. ° 4: tocar la base

Según la AAFP, es responsabilidad del médico que acepta la remisión mantener una comunicación adecuada y oportuna con el médico remitente (y buscar la aprobación del médico remitente para tratar o derivar al paciente por cualquier otra afección que no sea parte de la remisión original).

Sin embargo, es aconsejable que el médico remitente tome la iniciativa en las comunicaciones. Discute la derivación directamente con el especialista. Asegúrate de que el especialista tenga todos los registros médicos necesarios y los resultados de las pruebas, así como otros documentos.

Los puntos a abordar incluyen: la urgencia de la derivación, la duración del proceso, los métodos de comunicación y las funciones de gestión durante la duración de la derivación. Con este fin, un acuerdo de derivación puede ser una buena idea.

Dichos acuerdos pueden garantizar que el especialista, y no un proveedor de nivel medio, como una enfermera o un asistente médico, atienda al paciente primero y brinde asesoramiento médico. También se pueden establecer plazos.

Consejo # 5: Monitoreo

Establecer un sistema para monitorear las fechas de vencimiento de las remisiones e instituir un sistema de recordatorios. La auditoría de las referencias trimestrales también puede ser una buena idea para ponerse al día con cualquier cosa que se haya perdido. Si el especialista está atrasado, considera otro proveedor para futuras referencias.

RECUERDA:

Como nota final, recuerda que solo puedes recomendar y alentar que un paciente acepte la derivación. En última instancia, es el paciente quien debe realizar el seguimiento.

Documenta siempre cuando un paciente no cumpla con una derivación a pesar de tus recomendaciones. Además, documenta por qué el paciente no quiere seguir adelante con la derivación. Recuerda que el paciente siempre puede optar por realizar la derivación en el futuro.

Notas relacionadas:

¡UNO MÁS! Infección por COVID-19 aumenta el riesgo de preeclampsia

4 grupos con mayor riesgo de COVID prolongado, según estudios

Investigadores mexicanos descubren comportamiento de gotas COVID-19