Descubren antibiótico natural que elimina defensas de bacterias

El antibiótico, derivado de la secreción de un insecto, es capaz de penetrar los sistemas de defensa en la membrana externa de las bacterias Gram-negativas

632

El sobreuso de cualquier antibiótico está entre las principales preocupaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). No solo se usan estos fármacos indiscriminadamente en casi todo el mundo. También las bacterias resistentes a ellos causan la muerte de 33 mil personas cada año solo en Europa. En todo el planeta, se buscan desesperadamente soluciones al problema.

Una posible respuesta fue publicada en Science Advances. El estudio, liderado por la Universidad de Zurich, describe un nuevo antibiótico de origen natural. Se trata de la tanatina, producida por el insecto Podisus maculiventris. Este animal es considerado un excelente controlador biológico por ser depredador de varias plagas. Por su parte, su secreción se considera fungicida y bactericida.

Un antibiótico que vulnera las defensas de las bacterias

John Robinson, autor líder del estudio, afirma que la tanatina podría usarse en conjunto con otro antibiótico. Ésta sustancia impide que las bacterias Gram-negativas establezcan puentes entre su membrana interior y exterior. Lo anterior lo logra al ligarse a proteínas Lpt, que permiten la circulación de moléculas lipopoliscáridas. Sin este suministro, el microorganismo no puede formar una barrera externa contra los fármacos. Expuesto el patógeno, el medicamento puede atacar.

Estos resultados presentan un nuevo paradigma de acción para el uso del antibiótico. Ahora podemos atacar la red dinámica de interacciones proteína a proteína. Así podemos destruir la cadena de suministro necesaria para la creación de barreras en bacterias complejas. Además, hemos identificado un péptido natural. Éste puede servir como punto de partida de candidatos clínicos. Pronto crearemos químicos que vulneren microorganismos Gram-negativos peligrosos.

Para las pruebas del antibiótico, se utilizó un modelo con Escherichia coli. Esta bacteria está considerada por la OMS como una de las que más comúnmente desarrolla resistencia a un antibiótico. Entre los cinco primeros lugares se encuentran también otros microorganismos Gram-negativos: Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus aureus y Salmonella