Desvíos de aportaciones de trabajadores de la salud en Oaxaca ascienden a 4 mil mdp

219

Según datos aportados por el Sindicato Nacional de Trabajadores (SNTSA), de los 6 mil millones de pesos de deuda acumulada en los Servicios de Salud de Oaxaca, 4 mil 200 millones de pesos corresponden a aportaciones de trabajadores que fueron desviadas para el pago de nómina no autorizada o ilegal.

Se les hizo fácil tomar dinero de los trabajadores para su fondo de retiro; es un desvío muy grave, porque al trabajador le descuentan 6 por ciento de su salario y va a una cuenta de ahorro para que al final de su vida laboral logren un retiro para su finiquito”, comentó Alberto Vásquez San Germán, secretario general de la Subsección 07 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría

De acuerdo con el titular de los Servicios de Salud, Juan Díaz Pimentel, se tuvo que despedir a ciertos de trabajadores porque los 18 mil que conformaban la nómina de los Servicios de Salud requerían un gasto mensual de 202 millones de pesos, pero el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) solo disponía de 140 millones de pesos. Además una semana de haber asumido el cargo calificó como una “cortina de humo” la oposición de ciertos grupos del SNTSA.

Por esta razón trabajadores de salud marcharon de la fuente de las 8 regiones al Zócalo de la capital para exigir su renuncia, el pago de los salarios caídos y protestar por el despido injustificado de más de 2 mil trabajadores regularizados.

San Germán indicó que continuarán con su demanda de pago y de contrato para que se garantice la certeza legal en pagos y prestaciones a los trabajadores.

No sólo es la búsqueda del pago de los trabajadores regularizados, formalizados y compañeros de contrato, es buscar la certeza jurídica laboral de estos compañeros que desde el 2008 vienen padeciendo una serie de irregularidades en sus pagos y prestaciones que deberían tener de manera normal. Sabemos que el presupuesto destinado a salud se ha desviado, por lo que pedimos que se devuelvan los millones que fueron ocupados para otras cosas menos para la atención de los oaxaqueños.

Según la Auditoria Superior de la Federación los daños financieros reportados en el sector salud rebasan los 856 millones de pesos.