Hace unos días te informamos acerca de dos contagios de peste bubónica en Mongolia. La noticia de inmediato adquirió relevancia internacional por el peligro inminente a la aparición de más casos. La primera medida tomada fue el cierre de la frontera con Rusia. A más de un centenar de personas que tuvieron contacto directo con los infectados se les aplicó una prueba para determinar su condición de salud.

De momento ninguno de los sujetos que se sometieron a la prueba resultaron positivos, aunque eso no significa que el peligro haya desaparecido. De acuerdo con medios asiáticos, el día de ayer domingo se detectó un caso sospechoso de peste bubónica. De confirmarse sería el tercero en menos de una semana.

Con base en lo informado, el presunto infectado es residente de la ciudad de Bayannur, ubicada al noroeste de Beijing. Precisamente por tratarse de un punto geográfico de alta densidad demográfica es que ahora el peligro es mayor.

Emiten alerta para toda la ciudad afectada

Aunque todavía no se ha confirmado si es un caso positivo o sólo sospechoso, las autoridades de China ya tomaron una determinación. Se emitió una advertencia de Nivel 3 en toda la ciudad para la prevención de plagas y permanecerá vigente hasta final de año. Aunque se trata de la segunda más baja dentro de un sistema de cuatro niveles, ya muestra la preocupación que se tiene.

Con respecto a este tercer caso, se trata de un pastor, quien permanece internado en un hospital local y se reporta como estable. Lo que ya se confirmó es que no tiene relación y nunca ha tenido contacto con las dos personas ya confirmadas en Mongolia que presuntamente se infectaron al comer carne cruda de marmota.

Por lo pronto, el gobierno de Bayannur ha solicitado evitar el consumo de animales que puedan causar contagios de esta enfermedad.

Al mismo tiempo, se pidió informar de cualquier caso sospechoso de peste bubónica, ya sean personas que desarrollen una fiebre alta sin motivo aparente o que mueran de forma repentina.

La peste bubónica en la historia

Con respecto a la peste bubónica, se debe recordar que fue la responsable de la mayor pandemia en la historia de la humanidad. Durante el Siglo XIV estuvo activa en varios países de Europa y Asia. Aunque nunca hubo un conteo oficial, se estima que causó la muerte de al menos 25 millones de personas, lo que equivale a una tercera parte de la población mundial de ese momento.

Pese a lo anterior, gracias al avance de la Medicina hoy la pese bubónica puede atenderse con medicamentos y cierta facilidad. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 2010 y 2015 se notificaron 3 mil 248 casos en el planeta. De ellos 584 derivaron en decesos.