Determinan que personas con VIH tienen menor riesgo de insuficiencia cardíaca

Un nuevo estudio publicado en la revista “Mayo Clinic Proceedings” ha determinado que las personas con VIH tienen mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca que las que no lo tienen.

Tal y como ha determinado Michael J. Silverberg, científico investigador y epidemiólogo del VIH en la División de Investigación de Kaiser Permanente que “las enfermedades cardiovasculares han sido una preocupación importante para las personas con VIH durante muchos años…La mayor parte de la investigación se ha centrado en el riesgo de ictus y ataques cardíacos. Con este estudio, ahora vemos que las repercusiones cardiovasculares para las personas con VIH se extienden a las enfermedades terminales, como la insuficiencia cardíaca”.

Se estudiaron a más de 38 mil personas con VIH

Los investigadores identificaron a 38 mil 868 personas con VIH que eran miembros de Kaiser Permanente entre 2000 y 2016 en una de las 3 regiones de Estados Unidos: Norte y Sur de California y los Estados del Atlántico Medio. A continuación, emparejaron a cada persona con hasta 10 miembros de Kaiser Permanente de la región correspondiente que tenían la misma edad, género y raza pero no tenían VIH. Este grupo incluyó a 386 mil 586 personas. Por último, identificaron a las personas de ambos grupos que habían desarrollado insuficiencia cardíaca durante el seguimiento.

El estudio descubrió que las personas con VIH tenían un 68% más de probabilidades de desarrollar insuficiencia cardíaca que las personas que no tenían el virus, y que las personas de 40 años o menos, de sexo femenino o de etnia asiática o isleña del Pacífico eran las que corrían un mayor riesgo.

Se debe ser consciente de los signos de insuficiencia cardíaca

Los análisis tuvieron en cuenta si una persona tenía factores de riesgo de enfermedad cardíaca o si tomaban medicamentos para prevenir problemas cardíacos. Según Alan S. Go, investigador científico principal de la División de Investigación, “nuestro estudio demostró que el mayor riesgo no se debía a las diferencias en el acceso a la atención médica, ya que todos recibían una atención de máxima calidad”.

El estudio demostró también que el mayor riesgo de insuficiencia cardíaca no se debía a que las personas con VIH tuvieran más factores de riesgo de enfermedad cardíaca o simplemente experimentaran más ataques cardíacos. De hecho, había una mayor prevalencia de factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares entre los que no lo tenían.

Los investigadores han señalado que su estudio pone de manifiesto por qué es importante que las personas con VIH y sus proveedores de atención médica sean conscientes de que le falta aliento, la fatiga, la hinchazón de las piernas, la tos y el dolor en el pecho pueden ser signos de insuficiencia cardíaca temprana.