Mientras existen enfermedades de gran incidencia que reciben demasiada atención, también hay otras que son ignoradas. Para intentar acabar con este desequilibrio se designó el 1 de noviembre como el Día Mundial de la Acromegalia. El objetivo de esta fecha es difundir la información referente a esta patología para lograr un diagnóstico y tratamiento oportuno. De esta forma se puede brindar una atención oportuna a todos los pacientes.

Para empezar es necesario señalar que la acromegalia es un trastorno que ocurre cuando el cuerpo produce demasiada hormona del crecimiento (HC). La consecuencia es que las personas afectadas presentan manos y piernas más grandes y anchas de lo normal.

Síntomas y estadísticas mundiales

A raíz del cambio en el cuerpo de los pacientes es común que sufran de burlas y ataques. Por lo tanto desarrollan cuadros de depresión y problemas de salud mental. Pero eso no es todo porque también se generan otras afectaciones que ponen en riesgo su calidad de vida.

  • Rasgos faciales prominentes.
  • Disminución de los campos visuales por compresión de los nervios ópticos.
  • Cefalea.
  • Dolores articulares.
  • Dolores musculares.
  • Peligro de presentar diabetes e hipertensión arterial.
  • Mayor riesgo de cáncer de colon, tiroides y tumores intestinales.
  • Muerte por afecciones respiratorias y cardiovasculares.

Por su parte, la acromegalia está catalogada como una enfermedad rara. Tiene una prevalencia mundial de entre 2.8 y 13.7 casos por cada 100 mil habitantes. Mientras que su incidencia es de entre 0.2 y 1.1 casos por cada 100 mil habitantes.

México es referente en investigación

A propósito del Día Mundial de la Acromegalia, vale la pena mencionar que nuestro país es uno de los líderes mundiales dentro de este campo. Esto es posible gracias a que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con uno de los pocos espacios enfocados en la atención de esta enfermedad.

En este caso nos referimos a la Clínica de Acromegalia que se encuentra dentro del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI y cuenta con validez internacional. A lo largo de los años el lugar ha encabezado importantes investigaciones que van de lo epidemiológico a lo tradicional.

Finalmente, el Día Mundial de la Acromegalia también tiene como objetivo reducir el tiempo en el que normalmente se identifica esta enfermedad. Debido a que la aparición de síntomas es lenta y progresiva suelen pasar entre cuatro y 10 años para que el paciente reciba un diagnóstico. Cuando eso ocurre existen distintos caminos que se pueden tomar como ofrecer radioterapia o realizar una cirugía transesfenoidal. Todo depende de lo avanzado de la patología.