Patrocinado por RB MJN          

 

 

 

 

 

 

De forma sencilla se establece que un interruptor endocrino, disruptor endocrino o disruptor hormonal (en inglés son llamados endocrine disruptor o EDC, Endocrine Disrupting Chemicals), es una substancia química con capacidad de alterar el equilibrio hormonal teniendo como consecuencia, contribuir al incremento de determinados tipos de tumores, a las malformaciones, a las disfunciones del aparato reproductor, a la neurotoxicidad y al fracaso en la respuesta inmune. Los efectos de los disruptores endocrinos pueden ser directos o sinérgicos.

Existen muchos y de estructuras muy variadas. podemos hallar disruptores endocrinos en los productos de nuestra vida cotidiana como en la comida, en el agua, en el champú, en la pasta de dientes, en los fertilizantes, en los tejidos, en las alfombras, en los utensilios, en los juguetes, en los cosméticos, en el desodorante, etc.  Pueden ser de origen natural o artificial, y actuar en pequeñas dosis sobre diferentes organismos; la comunidad científica alerta de que los compuestos químicos de naturaleza artificial interfieren en los sistemas metabólicos humano y animal, alterando tanto el crecimiento como la reproducción y causando enfermedades como el cáncer.  Cabe aclarar que al hablar de interruptores endocrinos se refieren a sustancias contaminantes, que pueden provocar infertilidad o incluso cambios de sexo en peces e invertebrados. En los seres humanos no tienen un efecto tan radical, pero sí afectan a la fertilidad y pueden provocar pequeñas deformaciones como genitales ambiguos o criptorquidia.

En 2012, la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó el concepto sobre los compuestos químicos disruptores endocrinos (EDC, endocrine disrupting chemicals), como sustancias capaces de alterar el equilibrio hormonal y el desarrollo embrionario y provocar efectos adversos sobre la salud de un organismo vivo o de su descendencia.  Estableciendo que algunos, una vez liberados al medio ambiente, pueden acumularse en el organismo por ser lipófilos y resistentes a la degradación, persistiendo en tejidos grasos, mientras que otros acceden al organismo a diario y de manera cotidiana, son rápidamente excretados (pseudopersistentes) y contribuyen igualmente a la dosis interna.[1]  Las dosis pueden ser extremadamente bajas, del orden de algunas partes por billón y su relación con la respuesta (efectos sobre la salud) es compleja. La respuesta no guarda una relación lineal con la dosis. Hay diferentes modelos de relación dosis-respuesta.

Aumento acelerado: a mayor dosis, mayor respuesta, con variación monótona y agravamiento progresivo de los efectos.

Efectos agravados para dosis muy bajas o altas.

Efectos agravados para dosis intermedias.

Si tenemos en cuenta la latencia o retraso de los efectos respecto de la exposición, y los efectos de bioacumulación en el medio o en los propios organismos, se deduce la dificultad de establecer un modelo único de acción y de establecer los valores límite.

Se mencionan como sustancias y actividades con potencial efecto como interruptores endocrinos a:

DDT (diclorodifeniltricloroetano) es un insecticida.

Policloruros de Bifenilo son una clase de compuestos clorados usados en la industria de los refrigerantes y lubricantes.

Bisfenol-A, PBDE (Polibromodifeniléteres), PBB (Polibromuros de bifenilo), Ftalatos (BBP, DBP, DEHP), Estireno y otros compuestos de uso agrícola: pesticidas, insecticidas, fungicidas, Tributilestaño, Dioxinas (PCDDs) y furanos, Disolventes: 1,2,4-triclorobenceno, tetracloroetileno, octa cloroestireno, Alquilfenoles: p-nonilfenol o nonilfenol, octilfenol, Resorcinol.

Componentes de las plantas como fitoestrógenos, micoestrógenos. Por ejemplo, la cerveza tiene ciertas hormonas similares a las femeninas que propician un aumento de las glándulas mamarias en hombres. Desgraciadamente, estas discusiones están llevando demasiado tiempo, por esta razón los profesionales de la salud están obligados a conocer el problema, reconocer las exposiciones y advertir a la población, especialmente a la más vulnerable, sobre las situaciones de mayor riesgo.

[1] (Olea, 2014)  

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica