Dolor crónico afecta a 22 por ciento de la población mexicana

299

El dolor crónico es una de las enfermedades que más afecta la salud pública de las personas a nivel mundial y México no es la excepción, pues se calcula que hasta el 22 por ciento de la población lo padece.

Como respuesta al incremento en la incidencia de este mal entre la población de prácticamente todo el planeta, en 2010 durante la Cumbre Internacional del Dolor, realizada en Montreal, Canadá, y organizado por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP), expertos y representantes del gobierno declararon que el acceso al tratamiento del dolor es un derecho humano fundamental.

Los expertos coinciden en que para diagnosticar el dolor crónico se requiere de habilidades específicas, como entender el sufrimiento del otro, tener empatía, ser respetuoso y tener buena comunicación con el paciente. Se estima que de las personas que padecen dolor crónico, 30 por ciento sufre de depresión, 50 por ciento de ansiedad y otro 30 por ciento de trastornos del sueño.

En la Declaración de Montreal, los médicos detallaron algunos puntos que podrían evitar y contrarrestar el dolor crónico:

  1. Acceso al tratamiento del dolor, sin discriminación.
  2. Acceder a una gama adecuada de estrategias efectivas de manejo del dolor con el apoyo de las políticas y procedimientos adecuados para la situación particular de la atención de la salud y los profesionales de la salud.
  3. Acceder a medicamentos adecuados, incluyendo pero no limitado, a los opiáceos (y a profesionales de la salud capacitados en el uso de dichos medicamentos).
  4. La evaluación y tratamiento por un equipo adecuado de educación y formación interdisciplinaria en todos los niveles de atención.
  5. Un marco de políticas de salud que, en el manejo de tratamiento para aliviar el dolor en el entorno social, económico y legislativo, es compasivo, comprensivo y bien informado.
  6. Acceder a las mejores prácticas, métodos no farmacológicos del tratamiento del dolor (que van desde la relajación y los métodos de fisioterapia para el tratamiento más complejo cognitivo-conductual) y especialistas en los métodos de intervención, dependiendo de los recursos del país.

María Calderón Vidal, Coordinadora Nacional del Proyecto de Acceso a los Cuidados Paliativos y Contra el Dolor de la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud), indicó que no hay que temer por los tratamientos o terapias utilizadas para contrarrestar el dolor crónico.

Utilizando los medicamentos de forma adecuada, se puede aliviar el dolor de 90 a 95 por ciento.