El día 26 de julio de 2020 la Fiscalía General del Estado de Chiapas en su comunicado número 10551 informa que se dio cumplimiento a la orden de aprehensión en contra del Dr. Grajales. Se le acusa del delito de abuso de autoridad. En dicho comunicado se expresan brevemente los hechos: “En su carácter de servidor público… solicitó a la persona denunciante equipo e insumos para tratar a su padre, siendo que de acuerdo con la Secretaría de Salud del Estado, el nosocomio cuenta con los medicamentos y el equipo necesario para atender a los pacientes”. El comunicado concluye diciendo que se decretó la prisión preventiva oficiosa, es decir, el médico tendrá que pasar el proceso en prisión.

Todo en este caso es indignante; que se presente en medio de una pandemia, que se haya aprehendido al médico en un tiempo récord mientras que delincuentes de alto nivel están libres. La descripción de los hechos que hace la fiscalía, la prisión preventiva y, sobre todo, que acusan al médico de abuso de autoridad cuando es evidente que la víctima de dicho abuso es él.

El delito es pedir equipo e insumos a un familiar para tratar a su paciente ¿Quién de ustedes, que trabaja en un hospital público, no le ha pedido a un familiar que compre insumos por fuera porque en la institución no tienen? Este caso le dice a la comunidad médica que esa práctica será perseguida como delito. ¿Se imaginan? Cada día tendríamos miles de médicos en prisión por pedirle a sus pacientes que compren insumos.

Se imaginan que pasaría si los médicos del país, por un día, en lugar de pedirle a los familiares que salgan a comprar insumos se nieguen a trabajar sin los insumos necesarios; el Sistema de Salud colapsaría. Es importante que las autoridades sean muy cuidadosas en la manera en que manejan este caso, porque lo que hizo el Dr. Grajales lo hemos hecho todos. Resolver en contra de él sería llamar criminales a casi todos los médicos del país.

¿Qué tiene que hacer un médico ante la falta de insumos?

El médico no es responsable de conseguir insumos o pedirlos a los familiares, su obligación es suspender el procedimiento y poner una nota en el expediente en el que describa la falta de insumos y la imposibilidad de realizar el procedimiento. Hace una semana hablaba en esta columna de la responsabilidad política del médico y decía que debemos de abandonar la práctica de “mirar para otro lado” y “cubrir la espalda” de nuestros directivos. Los insumos que faltan y por lo que hoy está en la cárcel el Dr. Grajales son producto de la corrupción e indiferencias de nuestras autoridades sanitarias.

Debemos de dejar de cubrir a esos corruptos. La función política del médico es denunciar y exhibir a las autoridades cuando son corruptas, prepotentes o ineficientes. La obligación del médico es, principalmente, con el paciente y la sociedad no con las autoridades.

¿Este caso se cataloga como violencia en contra del personal médico?

Personalmente, me dedico a estudiar el tema de la violencia en contra del personal de salud. La CNDH es terriblemente dura en contra del gremio médico, pero en muy pocas ocasiones ha actuado en su favor. En esta situación nos encontramos ante un caso claro de violencia externa legitimidad. Esto quiere decir que el ataque proviene desde las instituciones del Estado y se caracteriza por utilizar las leyes y el marco legal como instrumento para generar la violencia. Es importante que las Comisiones locales y federal de Derechos Humanos emitan comunicados e investiguen lo sucedido para que la comunidad médica recupere la confianza en las instituciones de Derechos Humanos.

Un día, compañeros, un día no le pidamos a los familiares que salgan a la calle a comprar insumos, ese día dejaremos al descubierto los grandes abusos de unos cuantos que han dejado de ser autoridades y ahora se creen nuestros dueños.

Si le interesó mi columna, lo invito a leer mi libro: En la residencia médica, publicada en Amazon en formato físico y digital.

Mauricio Sarmiento tiene un despacho jurídico en el que se ofrece asesoría a médicos o personal de salud en temas de derecho médico y responsabilidad civil. Escritor de En la Residencia Médica.