Patrocinado por RB MJN

 
 
 
 
 
 
 
 
Los pies pueden sufrir muchas enfermedades: piel seca, callos, verrugas, infecciones, malos olores, hongos, que si no se cuidan adecuadamente pueden convertirse en problemas graves para la salud. Son muchos los productos que ofrece el mercado para combatir estos problemas, sin embargo, no hay mejor solución preventiva.
 
Los pies cargan con el peso de todo el cuerpo y por eso cuando presentan algún problema, por pequeño que parezca, es muy molesto e incluso afecta la forma de caminar, convirtiéndose al mismo tiempo, en causa de problemas de rodilla, cadera e incluso pueden afectar la espalda. Pero, si se invierte un poco de tiempo en su cuidado, se pueden evitar problemas y al mismo tiempo se ven bonitos.
 
Cuidado de los pies para estén sanos y se vean bonitos
 
Si se quiere tener unos pies bonitos y sanos, deben cuidarse para ser preventiva enfermedades, para ello es bueno tener en cuenta los siguientes consejos:
 
●  Mantenerlos limpios. Lavar bien los pies cada día, pues la suciedad puede resecar, irritar e infectar, de igual forma debe hacerse cada noche antes de ir a dormir, con lo que se puede lograr, además, un reconfortante descanso.
 Secarlos bien. Cuando se deja humedad en los pies son susceptibles a hongos y mal olor. Por ello deben secarse, con especial cuidado entre los dedos, que es donde puede haber más gérmenes.
●  Aplicar crema para pies. Las cremas de uso específico para pies, ayudan a que se mantengan hidratados y con aspecto saludable.
●  Retirar la piel dura. Al retirar la piel dura y los callos con la ayuda de una piedra pómez o una lima para pies, se da suavidad y se evitan las grietas, que pueden ser muy perjudiciales para la salud de los mismos.
●  Usar un buen calzado. El calzado debe ser adecuado para cada ocasión: zapatos cómodos para el trabajo, zapatillas de deporte para el deporte y para los momentos de descanso, pantuflas suaves y reconfortantes, además, evitar el uso de tacones.
●  Mantener las uñas recortadas. En línea recta, evitando hacer ángulos o cortes demasiado profundos, para no provocar uñas encarnadas.
No caminar en zonas públicas sin protección en los pies para evitar infecciones contagiosas y hongos.
 
Existe también una técnica milenaria relacionada con los pies y en la que cada órgano del cuerpo tiene su correspondiente zona reflejo en ellos. Estamos hablando de la reflexología podal. Esta terapia natural, se basa en la creencia de que estimula el organismo, con miras a que éste, realice su propio proceso de curación a través de la estimulación manual de los puntos reflejos. Para beneficiarse con un tratamiento reflexológico no es necesario estar enfermo, pero, si se tienen problemas de salud, esta terapia será un excelente recurso en el apoyo al tratamiento médico.​[1]
 
Entre los beneficios que se atribuyen a una terapia reflexológica se encuentran los siguientes:

 

●  Reduce el estrés

●  Es relajante

●  Actúa de forma preventiva

●  Mejora la circulación

●  Permite la liberación de toxinas

●  Revitaliza la energía

●  Es gratificante

El cuidado de los pies es muy importante ya que son el soporte y no cuidarlos tiene consecuencias gravísimas para la salud.

 

[1]​ ​https://www.who.int/mediacentre/news/releases/2004/pr44/es/

 

●  Material dirigido solo a profesionales de la salud.

●  Información realizada para profesionales de la salud en territorio colombiano.

●  Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, mas no una prescripción o indicación médica.