El sector de salud pública es uno de los más valiosos del país por todas las actividades que realiza. Pese a los inconvenientes, como instalaciones inadecuadas e insumos insuficientes, el personal se encarga de poner todo su empeño para atender a los pacientes. Por desgracia también existen otros problemas que han comenzado a agudizarse en años recientes.

Uno de los más graves es la falta de personal. Hace unos días se dio a conocer que al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) le hacen falta 95 mil 381 enfermeras. Pero en otras áreas también muestra una situación similar.

De acuerdo con Luis Miguel Victoria Ranfla, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, existe una situación similar con los médicos. En la actualidad sólo se cuenta con 17 mil médicos para atender a los 13.2 millones de derechohabientes. Esto representa un déficit de 40 mil médicos.

En ese sentido, el mayor problema que presenta el ISSSTE es que la contratación de personal no ha sido proporcional con el aumento de derechohabientes. Mientras que cada vez existen más afiliados, el número de profesionales de la salud no ha sufrido incrementos notables.

A su vez, se debe de tomar en cuenta que podría incrementarse todavía más el número de derechohabientes. A partir del 1 de enero del presente año, más de 500 mil funcionarios quedaron sin Seguro de Gastos Médicos Mayores. Esto provocará que muchos de ellos deban de afiliarse al ISSSTE o pagar con su sueldo un servicio privado.