El sueño en los primeros seis meses de vida

En los seres humanos, el sueño ocupa por lo menos un tercio del total de la vida y por lo menos 13 de los 24 meses de vida de un bebé. El sueño puede entenderse como un proceso evolutivo y activo que inicia prenatalmente, como resultado de un equilibrio biopsicosocial inestable y dinámico; su evolución dependerá de la armonía entre tres factores: el componente biológico-evolutivo, el componente socio-ambiental y el componente educativo.

La evolución de los ciclos vigilia-sueño es un hito importante en el desarrollo precoz del niño, que refleja cambios evolutivos en la actividad neuronal que ocurren en diferentes regiones de cerebro1.

¿Cómo es el sueño normal de un recién nacido?

Hasta los tres meses de vida se habla de 3 tipos de sueño: el sueño activo, el sueño tranquilo y el sueño indeterminado. Los tres tipos de sueño se suceden de forma cíclica cada vez que el niño duerme2.

  • Cuando el recién nacido se duerme, pasa directamente de estar despierto a la fase de sueño activo. En esta fase la respiración es irregular, a veces agitada, sonríe, mueve las extremidades, hace gestos con la cara, mueve los ojos, por lo que podría parecer que está despierto. Este sueño es ligero, por lo que el bebé puede despertarse con facilidad.
  • Tras 15-20 minutos el bebé pasa a la fase de sueño tranquilo. En esta fase la respiración es más regular, no se mueve, mantiene los ojos cerrados y no hace ruidos. Da la sensación de estar dormido plácidamente. Es un sueño más profundo.
  • Y, finalmente, el sueño indeterminado. En esta fase no se dan ninguna de las características del sueño activo ni del sueño tranquilo.

El recién nacido suele dormir alrededor de 16 horas al día. Durante el primer mes de vida el periodo más largo de sueño sucede indistintamente durante el día o durante la noche y es de aproximadamente 3 a 4 hora.

A partir de los tres meses de vida aparecen los dos tipos de sueño que permanecerán durante toda la vida del sujeto: el sueño de movimientos oculares rápidos, conocido como sueño REM y el sueño de ondas lentas, también conocido como sueño No-REM2.

  • El niño pasa de estar despierto al sueño No-REM. Aquí, se observa ausencia de movimientos oculares rápidos, disminución del tono muscular y regularidad y lentitud de la respiración y del pulso, con reducción de la presión sanguínea.
  • Tras esta fase pasa al sueño REM. Donde se observan movimientos rápidos de los ojos y de los músculos faciales. También es característico el incremento de la frecuencia y la irregularidad en la respiración, el pulso y la presión sanguínea. Este estado se ha denominado “paradójico”, porque en él la relajación muscular es máxima y la actividad cerebral es similar a la que tiene cuando está despierto. En esta fase aparecen los sueños. Durante los primeros 6 meses de vida, la duración de cada ciclo es de aproximadamente 60-70 minutos.

Durante los primeros 4 meses de vida el reloj interno no se organiza completamente. No hay diferencia entre el día y la noche en sus actividades y necesidades.

  • Material dirigido solo a profesionales de la Salud
  • Información realizada para profesionales de la salud en territorio de Centroamérica y El Caribe
  • Todo lo publicado en la plataforma es una recomendación, más no una prescripción o indicación médica

MATERIAL EXCLUSIVO PARA USO DE FUERZA DE VENTAS DE RB PARA PROFESIONALES DE LA SALUD. PROHIBIDA SU DISTRIBUCIÓN A PÚBLICO

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Kohyama J. Sleep as a window on the developing brain. Curr Probl Pediatr. 1998; 28: 69-92.
  2. El sueño en los primeros 6 meses de vida [Internet]. es. 2016 [cited 2021 Nov 15]. Available from: https://www.familiaysalud.es/crecemos/del-mes-los-seis-meses/el-sueno-en-los-primeros-6-meses-de-vida