Del 12 al 18 de noviembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrará la Semana Mundial de Concientización para los Antibióticos (WAAW, por sus siglas en inglés). Como parte de sus acciones, la institución ha publicado un reporte parcial del uso de estos fármacos. Una de las conclusiones más importantes, es que existe una gran heterogeneidad entre los países.

El documento encontró que, mientras en Países Bajos se registran 9.78 dosis diarias definidas (DDD) por cada mil personas, en Mongolia se llegan alcanzar hasta 64.41. Suzanne Hill, directora del departamento de Medicinas Esenciales y Productos de Salud de la OMS, señaló que se necesitan mejores políticas públicas para reducir el uso de antibióticos.

Antibióticos, un recurso médico irregular

La OMS apuntó que los datos del reporte corresponden a información de 65 países para 2015. Otras naciones, entre ellas México, se espera integren sus resultados este 2018. El documento afirma que es indispensable recolectar conocimiento sobre el consumo de antibióticos. Solo así, se podrá hacer frente a la creciente tendencia de la resistencia microbiana a estos fármacos.

De acuerdo con la OMS, valores muy bajos de DDD (como en Burundi, de 4.44) también pueden indicar un riesgo de salud. Aseguró que en estos países podría darse una falta crucial de antibióticos. Éste bajo consumo, aunque no contribuye a la resistencia bacteriana, sí pone a la población en vulnerabilidad. También existen diferencias notables en el tipo de fármacos que se consumen en cada país.

Japón, España e Italia destacaron por tener un consumo excesivo de antibióticos de última defensa. Según los parámetros de la OMS, estos fármacos no deberían usarse comúnmente. Alrededor del dos por ciento de todos los medicamentos usados en estos países entran en dicha categoría. Por otro lado, en Gran Bretaña y Corea del Sur la fracción es hasta seis veces menor.

Para la región de las Américas, el uso de antibióticos también parece estar fuera de control. Solo cuatro países afirmaron tener un sistema comprensivo de control y monitoreo del mercado. Por otro lado, 24 naciones no tenían plan alguno o se rehusaron a contestar por completo. Se analizó a detalle el caso de Canadá, Costa Rica, Brasil, Bolivia, Paraguay y Perú. Se espera que Barbados, Cuba, El Salvador, Guayana, México y Santa Lucía participen en 2018.