En múltiples ocasiones te hemos comentado las dificultades que significa ser un profesional de la salud en México. A lo largo de los últimos meses el riesgo del que más se ha hablado es la alta probabilidad de ser contagiados de Covid-19. Es algo real y así lo demuestran las cifras, aunque no es el único peligro al que están expuestos. Otro bastante grave y del que es necesario hablar es el referente a los ataques y secuestros del que son objeto los galenos.

El contexto de violencia es general en todo el territorio nacional y se ha agudizado durante los últimos años. Aunque con base en los reportes, en especial en zonas rurales es donde se presentan más agresiones contra trabajadores de la salud. Mientras que algunos de los secuestros son para pedir una recompensa económica, otros son para obligar a los médicos a atender a delincuentes heridos.

El riesgo de ser médico en México

En ese sentido, el senador José Ramón Enríquez Herrera expuso que tan sólo durante los últimos 7 años se han presentado 7 mil 217 ataques contra médicos en nuestro país. Se trata de un hecho inaudito que debe ser frenado. Por lo tanto, propuso reformar el artículo 51 del Código Penal Federal.

De manera específica, su petición es que cuando se cometa delito doloso en contra de personal del sector salud, con la intención de provocar un daño, limitar, menospreciar o transgredir cualquiera de sus derechos, se aumente hasta dos tercios la pena establecida para el delito cometido.

En el caso que precede, se incrementará la pena hasta en una mitad cuando el delito sea cometido de manera directa o en comisión por un servidor público en ejercicio de sus funciones.

Ser médico es una profesión de alto riesgo

Añadió que desde hace décadas el personal sanitario se ha pronunciado en contra de la violencia que se vive al interior de los centros de trabajo y las necesidades que padecen a la hora de desarrollar su labor. Remató al declarar que en México ser médico se ha convertido en una profesión de alto riesgo.

De igual forma, recordó que ante el clima de violencia actual cada vez más médicos y personal de enfermería rechazan trabajar en municipios donde prevalece la inseguridad por miedo de ser víctimas de un ataque o muerte de parte de grupos criminales.

Sostuvo que en los casos más graves, el personal sanitario ha tenido que dejar sus hogares, el lugar donde viven y hasta del país, al no contar con las garantías para el resguardo de su integridad física.

A este panorama también se suman otros inconvenientes como los bajos sueldos, malos tratos de directivos, equipo obsoleto y saturación de trabajo por el alto número de pacientes.

Por ello, considero fundamental incrementar las penas a quienes agredan al personal del sector salud de nuestro país, en ausencia de una regulación proporcionalmente punible a la situación que se vive en México.

Informó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Médica Mundial (WMA) han expresado su gran preocupación por el aumento de la violencia contra el personal del sector salud en México y en el mundo.

Aseveró que la mayoría de los ataques son cometidos por familiares de personas internadas en los nosocomios, por diversas razones, desde culpar al médico por el estado de salud del paciente y equivocaciones en el tratamiento, hasta desconfianza en las decisiones de las y los médicos.

Covid-19 aumenta las agresiones contra médicos

En ese sentido, a raíz de la pandemia de Covid-19 también se han incrementado los actos discriminatorios en contra el personal médico en México. Con base en el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), hasta el momento se han recibido 140 denuncias de médicos que han sido agredidos.

Las agresiones físicas y verbales en contra de médicos y enfermeras son consecuencia de la idea errónea de que al ser la primera línea de defensa el personal de la salud es probablemente portador del virus causante del Covid-19.

Por todo lo mencionado es que la propuesta de aumentar las sanciones contra quienes agredan al personal médico adquiere mayor relevancia.