Para poder desempeñarse entro del ámbito médico es necesario contar con la vocación de servicio. Además también se debe estar consciente de que se trata de un trabajo que requiere de sacrificios desde la etapa formativa. Las jornadas son extenuantes y pese al cansancio y estrés se debe continuar con la actividades. Las condiciones laborales no siempre son las óptimas pero eso no importa porque al final se debe ofrecer el mejor servicio posible al paciente.

A la fecha, se trata de la profesión en la que existe mayor probabilidad a desarrollar el Síndrome de Burnout. Se estima que siete de cada diez médicos sufren de agotamiento mental, situación que genera afectaciones de diversos tipos. Además el cansancio aumenta el riesgo a cometer errores, lo cual también impacta en los pacientes que reciben el servicio.

Si lo anterior no fuera suficiente, ahora se añade el riesgo adicional a contagiarse de Covid-19 por la simple realización de labores profesionales. Los médicos se encuentran en la primera línea de batalla e inclusive aunque cuenten con Equipos Personales de Protección (EPP) se han infectado. Es un trabajo en el que existe un elevado riesgo y la situación podría extenderse durante meses.

Con base en un estudio de Amnistía Internacional, ya son más de ocho mil los profesionales de la salud que se han infectado en todo el mundo. Pero aunque eso ya es lamentable en sí, lo peor es la situación que ocurre en algunas naciones.

Trabajar aunque estén infectados

De acuerdo con un reporte de la BBC, se ha detectado que al menos 10 hospitales de la ciudad de Lieja, en Bélgica, han obligado a sus médicos a continuar con sus labores, inclusive si están infectados en caso de ser asintomáticos.

Precisamente en ese país europeo se calcula que el 25 por ciento del personal sanitario ya se ha contagiado y ahora existe un grave problema de falta de trabajadores. Por lo mismo, las autoridades han explicado que ha sido la única solución que han encontrado para evitar el colapso del sistema hospitalario.

Riesgo latente a propiciar brotes dentro de hospitales

A su vez, se trata de una medida arriesgada que podría tener graves consecuencias. Por una parte, se expone al personal médico a desarrollar molestias mayores por no permanecer en aislamiento como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mientras que los pacientes y los demás compañeros también se encuentran en riesgo porque se podrían producir contagios intrahospitalarios.

Mientras que por otra parte, Bélgica ha sido uno de los países de la zona más afectados por la segunda ola de contagios que se ha presentado. De acuerdo con el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), tiene una incidencia acumulada de mil 390.9 casos de media por cada 100 mil habitantes, con lo cual inclusive ya superó a la República Checa al tener la tasa más elevada del continente.