Con el objetivo de brindar atención contra problemas de alta incidencia, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) anunció que cuenta con los programas ResISSSTE Cerebro y AsISSSSTE Infarto. Ambos están aliados para la atención oportuna de la trombosis, siendo su objetivo aumentar la sobrevida y evitar secuelas discapacitantes en pacientes con Evento Vascular Cerebral (EVC), infarto al miocardio y tromboembolia venosa (TEV). Todas ellas se encuentran entre las principales causas de fallecimiento por enfermedad cardiovascular y de discapacidad en la población.

Por su parte, el Director Normativo de Salud, Ramiro López Elizalde, refirió que el impacto de estos padecimientos en la salud pública es muy alto. Tan sólo entre 2015 y 2020 el Instituto registró el egreso de 32 mil pacientes por infarto agudo al miocardio y 22 mil por evento vascular cerebral.

Por tal motivo, afirmó que el ISSSTE sigue activando centros de referencia para la atención de estas enfermedades en todo el país. Como principio se utiliza la revascularización temprana tanto en el infarto cardiaco como en el cerebral y se promueve el robustecimiento de la prevención en los derechohabientes a través de estilos de vida saludables, para atacar factores de riesgo como hipertensión, diabetes descontrolada, colesterol alto y tabaquismo.

Función de cada estrategia

Por una parte, AsISSSTE Infarto proporciona al paciente infartado atención rápida y terapia trombolítica en los primeros 30 minutos de su ingreso hospitalario y a quien lo amerite, tratamiento de hemodinamia en 60 o 90 minutos. Todas ellas son acciones enfocadas a salvar vidas y limitar el daño cardíaco.

En tanto que ResISSSTE Cerebro refuerza entre la población la detección oportuna de un EVC, ya sea causado por una trombosis, trombótico o a consecuencia de una trombosis, embólico o hemorrágico.

Mediante ambas estrategias el Instituto difunde los síntomas del ictus a través de la alerta denominada CÓDIGO STROKE/CAMALEÓN, es decir, cara colgada (CA), mano pesada (MA), lengua trabada (LE), acudir rápido al hospital o llamar al 911 para pedir ayuda (ON) o la estrategia DALE al infarto cerebral: debilidad de brazo y o pierna (D), asimetría de la cara (A), lenguaje alterado (L) y llama a emergencias (E).

En ese sentido, el funcionario recordó que la trombosis es una afección silenciosa subyacente que actúa como mecanismo común de infarto al miocardio, el EVC y la TEV. Debido a que una vez que se forma el coágulo o trombo este puede ralentizar o bloquear el torrente sanguíneo normal e incluso desprenderse y trasladarse hacia un órgano como el cerebro o corazón, el tiempo de atención es muy importante. Por cada minuto que una arteria cerebral permanece ocluida mueren dos millones de neuronas.