Enfermera descubre que cuidó a compañero de trabajo cuando era bebé 28 años atrás

286

Una publicación del Standford Children’s Health -Lucile Packard Children’s Hospital Standford ha generado una gran tracción en redes sociales por una historia conmovedora. Uno de los nuevos residentes de la institución nació como un bebé prematuro 28 años atrás y ahora trabaja mano a mano con la misma enfermera principal que entonces cuidó de él.

De acuerdo con Brandon Seminatore y Vilma Wong, el bebé prematuro convertido en residente y la enfermera respectivamente, afirman que se “conocieron” por primera vez cuando el joven médico nació con 29 semanas de gestación. En extremo frágil y débil, el infante tuvo que ser cuidado por la experta en neonatología por un mes, cuando se le pudo dar de alta del hospital.

Seminatore, que busca especializarse en neurología infantil, comenzó a hacer su residencia en el Lucile Packard Children’s Hospital entre julio y agosto, cuando se unió al equipo de Wong. La enfermera reconoció el nombre del joven casi de inmediato, pero no supo por qué se le hacía conocido. No fue sino hasta que le dijo que había nacido en esa misma institución cuando la especialista recordó el episodio y le mostró una foto de ambos tras su nacimiento.

La publicación original en Facebook ha reunido hasta ahora alrededor de 34 mil reacciones, 765 comentarios y ha sido compartida más de cuatro mil veces. La historia también ha sido retomada por múltiples medios a escala internacional. Tanto la enfermera como el residente han dicho sentirse satisfechos con la coincidencia, pues ni Seminatore esperaba que Wong siguiera trabajando en el hospital ni ella creía que volvería a ver a uno de sus pacientes más antiguos.

Wong afirmó que fue algo verdaderamente especial poder reencontrarse con Seminatore casi 30 años después y observar que tiene una pasión por cuidar a bebés en la misma condición en la que él estuvo en su nacimiento. Por su parte, el joven reconoció la dedicación y pasión de la enfermera por sus pacientes, pues después de tantos años todavía recordaba su apellido, así como la buena suerte que tuvo su ahora colega de ver a uno de sus pacientes pediátricos crecer.