Cada vez son más los países que han comenzado con las campañas de aplicación de la vacuna contra la Covid-19. Aunque existen distintas opciones disponibles, la inmunización desarrollada por Pfizer es la que mantiene mayor presencia. Además fue la primera en concluir de manera satisfactorias los ensayos clínicos y recibir la autorización de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Hasta el momento ya son más de una docena las naciones que la han avalado.

Ahora bien, aunque cada país debe elaborar su propio Plan Nacional de Vacunación, en la mayoría se siguen los mismos pasos. Todos los trabajadores de la salud que atienden a pacientes infectados cuentan con prioridad para recibir la inoculación primero.

Personas que NO deben recibir la vacuna

Por su parte, a partir de lo observado durante las pruebas clínicas se ha mencionado que la vacuna de Pfizer no debe ser aplicada en todo tipo de personas. Las principales restricciones son en quienes tienen alergias a alimentos, embarazadas y menores de 16 años. Mientras que el resto de la población puede recibirla para generar anticuerpos y así protegerse de la Covid-19.

Molestias al instante que genera

El inconveniente es que al igual que cualquier vacuna, existen riesgos a los que se exponen quienes reciben la inmunización de Pfizer. A partir de quienes la han recibido primero, el consenso general es que genera una sensación similar a la de una resaca. En tanto que otros efectos que se suelen presentar aunque desaparecen al poco tiempo son los siguientes.

  • Fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor muscular.
  • Resfriado.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Fiebre.
  • Diarrea.
  • Vómitos.

Relacionan vacuna con muerte de una enfermera

Pero ahora existe una fuerte preocupación porque se ha registrado el primer incidente mortal en el mundo relacionado con esta vacuna. El hecho ocurrió en Portugal, donde la enfermera Sonia Azevedo que labora en el Instituto Portugués de Oncología de Oporto recibió la inoculación de Pfizer que es la única autorizada en la Unión Europea.

Al igual que sus compañeros, la mujer de 41 años de edad y sin antecedentes de alergias o problemas graves de salud, tuvo prioridad para recibir la inmunización. Fue el 30 de diciembre cuando fue vacunada y en su momento no presentó afectaciones ni reacciones adversas. Por lo mismo se retiró para continuar con su vida cotidiana.

El problema es que dos días después, es decir, el 1 de enero, la enfermera fue encontrada sin vida en su casa. De inmediato se ha generado una fuerte preocupación porque de acuerdo con su expediente clínico no contaba con problemas graves de salud. Inclusive sus compañeros de trabajo señalan que hasta días antes del lamentable hecho nunca mostró señales de debilidad.

Por lo mismo, se ha señalado que su muerte tiene una relación directa con la vacuna de Pfizer. De ser así sería el primer caso en el mundo. Aunque lo cierto es que hasta el momento no se ha podido comprobar. Por lo pronto, el Ministerio de Salud de Portugal ya realiza una investigación para determinar con claridad la causa del deceso.

Otro efecto adverso de gravedad registrado

Mientras por otra parte se debe recordar el reciente caso de la Dra. Karla Cecilia Pérez Osorio en México. Minutos después de recibir la vacuna de Pfizer comenzó con convulsiones y parálisis de extremidades. Un primer diagnóstico señaló que sufría de mielitis transversa, aunque después se aclaró que en realidad es encefalomielitis. De momento la médica permanece hospitalizada y se reporta con ligeras mejorías.