No es sencillo el trabajo dentro de cualquier área de la salud y tú lo sabes bien. En todo momento existen presiones y siempre se le exige a la persona que está enfrente que atienda de inmediato a los pacientes. Eso genera altos niveles de estrés y propicia las equivocaciones. Aunque un inconveniente es que son tantos que no se puede ofrecer el servicio a todos al mismo tiempo o al instante, lo que provoca el enojo de muchos.

En especial, dentro del sector público es donde existen más pacientes y menos trabajadores. A la fecha se estima que prevalece un déficit de al menos 200 mil profesionales de la salud, lo que genera que los tiempos de espera sean demasiado altos. Además se debe tomar en cuenta que durante la pandemia los médicos que pertenecen a grupos vulnerables han tenido que permanecer en sus hogares. Con esto, los que se encuentran en los hospitales enfrentan jornadas todavía más agobiantes.

Familiares agresivos atacan a enfermera

Aunque sin importar las circunstancias o escenarios, nunca se puede justificar una agresión como la ocurrida en nuestro país. El hecho ocurrió durante las primeras horas de hoy jueves en el Hospital General de Ciudad Juárez, ubicado en Chihuahua. Al lugar arribó un grupo de personas que llevaban a un varón que requería atención médica con urgencia.

En ese momento se encontraba la enfermera Isabel Victorio dentro de su turno y su primera acción fue hacer una revisión visual del paciente. Detectó que presentaba una coloración extraña en su piel y no respiraba. Al continuar con el protocolo detectó que no tenía signos vitales, situación que fue confirmada por un médico del nosocomio.

Al transmitir la noticia a los pacientes de inmediato se pusieron furiosos e hicieron responsables a los trabajadores de no haber salvado la vida del joven. La situación se tornó peligrosa porque de las agresiones verbales se pasó a las físicas. En este caso, la enfermera fue la más afectada al recibir varios golpes, ante lo cual lo único que pudo hacer fue protegerse y solicitar ayuda.

A su vez, la enfermera señaló que debido al reglamente interno del hospital, todos los trabajadores tienen prohibido responder cualquier tipo de ataque o de lo contrario son despedidos. Además por simple ética no puede caer en provocaciones para evitar que los problemas se vuelvan mayores.

Fue gracias al apoyo del personal de seguridad que se logró controlar la situación. Mientras que la joven Isabel relató que de inmediato acudió a la Fiscalía de Distrito para interponer una denuncia.

Aumentan los ataques contra profesionales de la salud en México

Por desgracia no se trata de hechos aislados porque un reciente reporte de la organización sin fines de lucro Insecurity Insight afirma que México ocupa el segundo lugar mundial en agresiones a trabajadores de la salud durante la pandemia. Muchos de ellos se han presentado al interior de hospitales pero también en la vía pública debido a las agresiones verbales de las que han sido objeto los médicos por presuntamente ser focos de infección.