Enfermero alemán habría asesinado a 97 pacientes por “aburrimiento”

285

Un enfermero alemán de nombre Niels Högel fue acusado por el Tribunal Regional de Oldemburgo, por presuntamente haber asesinado a 97 pacientes.

De acuerdo con los primeros reportes, 65 de estos asesinatos ocurrieron en el Hospital de Dlemenhorst y el resto en el Hospital de Oldemburgo. En tanto, el acusado confesó haberlo hecho “por puro aburrimiento y ganas de notoriedad”.

Las autoridades han mencionado que de confirmase que Niels fue el autor de tales asesinatos, se convertiría en el mayor asesino en serie de la historia de Alemania. “Ya ha confesado la mayor parte”, explicó el pasado lunes el fiscal superior Martin Koziolek.

El enfermero ya ha sido condenado de por vida por seis casos de asesinato o tentativa tras ser sorprendido en 2005 por una enfermera cuando intentaba administrar un medicamento no prescrito a un paciente en la unidad de cuidados intensivos.

Las autoridades policiacas han mencionado que el enfermero administró fármacos no prescritos a los pacientes en el hospital de Delmenhorst, donde trabajó en la unidad de cuidados intensivos desde 2003 a 2005, con la finalidad de causar fallos cardíacos o un colapso circulatorio. “Después los reanimaba para parecer un héroe ante sus colegas”, dijo Martin Koziolek.

Pero su estrategia no siempre funcionaba. Las investigaciones permitieron saber que Niels Högel también acostumbraba hacerlo en el hospital de Oldemburgo, donde también habría matado a pacientes y donde trabajó  de 1999 hasta 2002.

Lo hacía para poder dejar patente sus habilidades en el campo de la reanimación de cara a sus compañeros y para combatir su aburrimiento”, ha indicado Koziolek.

El hecho de que tantos pacientes fallecieran durante el turno de Niels levantó sospechas. En 2001 el número de muertes en la unidad de cuidados intensivos en Oldemburgo se incrementó 58 por ciento durante el turno de trabajo del enfermero. A pesar de ello, cambió de puesto de trabajo con una buena carta de recomendación”, declaró el fiscal.

Por esta razón, la Fiscalía presentó una demanda contra seis trabajadores de Delmenhorst por haber omitido las sospechas que había en contra de Niels Högel.