Entregaron los Ig Nobel: el premio a los peores científicos del año

344

El Premio Nobel ya está cerca, pero mientras eso ocurre, la revista de humor científico, Annals of Improbable Researh, acaba de entregar los premios Ig Nobel.

Se trata de una parodia al mencionado reconocimiento internacional, en la cual se celebra lo más absurdo, dudoso, surrealista y terrible de la ciencia y la investigación.

La ceremonia fue realizada en la Universidad de Harvard y a continuación te presentamos quiénes fueron los principales galardonados de este año:

  • Premio Ig Nobel de Medicina. Los ganadores fueron Christoph Helmchen, Carina Palzer, Thomas Munte y Silke Anders por… descubrir que si te pica la parte izquierda del cuerpo, puedes sentirte mejor si te miras a un espejo y te rascas la parte derecha (o viceversa).
  • Premio Ig Nobel de Biología. Este premio fue entregado a Charles Foster por nada más y nada menos que vivir de forma salvaje, en diferentes momentos como un tejón, una nutria o como un zorro, ¿con qué objetivo?, nadie lo sabe.
  • Premio Ig Nobel de química. El premio fue dado a Volkswagen por resolver el problema de las altas emisiones de contaminantes de los autos de forma automática cuando pasan por las pruebas de homologación…¿?
  • Premio Ig Nobel de Física. Gábor Horvath, Miklos Blahó, Robert Farkas y Peter Malik    realizaron un descubrimiento “sorprendente”: hallaron la respuesta de por qué los caballos blancos atraen menos a los tábanos (una clase de insectos) y por qué a las libélulas les gusta posarse sobre las tumbas de color oscuro… ¡¿de verdad?!

Otros premios

  • Premio Ig Nobel de la Paz Paz. Entregado a Gordon Pennycook y et al. por su trabajo académico: On the Reception and Detection of Pseudo-Profund Bullshit.
  • Premio Ig Nobel de literatura. Fredrik Sjöberg recibió este reconocimiento por su notable trabajo autobiográfico de tres tomos sobre el extraño placer de coleccionar moscas muertas.
  • Premio Ig Nobel de Percepción. Galardón entregado a Atsuki Higashiyama y Kohei Adachi por haber demostrado que las cosas se ven diferentes cuando te agachas y las miras entre las piernas.