Con 10 millones 185 mil 374 casos confirmados y 503 mil 862 defunciones por Covid-19, la situación se mantiene en su momento más crítico. Inclusive, en su análisis más reciente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que durante la última semana se presentó un promedio de 160 mil nuevos casos cada día. Se trata del mayor número desde el inicio de la pandemia.

En ese sentido, también se ha repetido con insistencia que mientras no exista una vacuna o tratamiento contra la Covid-19, el peligro será inminente. Aunque ahora existe un poco de esperanza gracias a dos proyectos que están en desarrollo pero que han mostrado resultados favorables. Aunque todavía es muy temprano, cualquiera podría representar la solución contra el problema que aqueja al mundo.

El primero de ellos es el proyecto de vacuna desarrollado en conjunto por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. De hecho, en días pasados la propia OMS consideró que era el más avanzado en el rumbo de cara a conseguir el objetivo.

Vacuna más prometedora en el mundo

El día de hoy se dio a conocer que la vacuna con nombre AZD1222 se encuentra en la fase III de su ensayo clínico. Después de ser aplicada a ocho mil voluntarios se observó una correcta respuesta inmune. Todos son mayores de 18 años y el objetivo era determinar que tan bien trabaja para evitar que las personas se infecten.

A pesar de los resultados, los encargados del proyecto se negaron a ofrecer una fecha estimada con respecto a cuando estaría lista la vacuna. Aunque de continuar por el mismo camino se calcula que sería para el primer semestre de 2021.

Otro proyecto que podría ser la solución

Por otra parte, la investigación realizada en conjunto por la compañía alemana BioNTech y la farmacéutica Pfizer obtuvo resultados similares. En este caso, la vacuna nombrada BNT162b1 se aplicó en un ensayo en el que participaron 45 voluntarios.

Lo que se obtuvo es que la vacuna es capaz de generar una respuesta de anticuerpos neutralizantes en humanos a niveles mayores o iguales a los observados en sueros convalecientes.

Los participantes recibieron dos dosis con 21 días de diferencia de la vacuna o de un placebo. El aspecto adverso es un número relativamente grande de participantes tuvo fiebre después de la segunda dosis.

Por lo pronto, se espera que en próximos días más farmacéuticas revelen los resultados preliminares de los estudios que llevan a cabo. Al final se espera que dentro de todos existan varios que ofrezcan los requerimientos mínimos para continuar con las investigaciones.

Mientras tanto se trata de buenas noticias porque a grandes rasgos significa que la primera vacuna contra la Covid-19 cada vez está más cerca.