Una de las acciones más grandes que se han hecho para restringir el consumo de antibióticos en México ocurrió en 2010. Con el objetivo de reducir los riesgos que causa su uso inadecuado, como la resistencia de bacterias a estos fármacos y reacciones adversas, se decretó que todos los establecimientos sanitarios deben exigir una receta médica para poder venderlos. Desde entonces es una medida que se mantiene vigente en todo el territorio nacional.

A la fecha es una medida que ha provocado diversas opiniones entre los propios profesionales de la salud. Algunos señalan que sí ha funcionado para reducir el consumo de antibióticos y hacer un uso responsable. Mientras que por otra parte también se ha indicado que ha provocado la falsificación de documentos y la venta ilegal a través de internet o espacios callejeros.

Restringir la venta de más medicamentos

Sin importar la opinión que se tenga, ahora se busca replicar la misma acción con un medicamento específico. Se trata del Tramadol, analgésico de tipo opioide que se utiliza para aliviar el dolor de moderado a moderadamente intenso. Aunque uno de sus inconvenientes es que puede llegar a generar adicción.

Actualmente es catalogado como un medicamento de venta libre (OTC) en nuestro país. En tanto que su precio va de 80 a 200 pesos, por lo que tiene un costo relativamente bajo y al alcance de cualquiera.

Precisamente por lo anterior es que el senador Noé Castañón Ramírez hizo un llamado a la Secretaría de Salud (SSa) y a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para que el Tramadol se venda únicamente por prescripción médica.

El político subrayó que el consumo y el abuso de drogas en nuestro país han generado desintegración social y violencia. Además se considera, en el contexto nacional, como uno de los problemas de salud pública con mayor relevancia, debido a las consecuencias sanitarias y sociales que experimentan los consumidores.

Otros medicamentos peligrosos que se pueden conseguir en farmacias

Denunció que al igual que el Tramadol, algunas medicinas de farmacia de venta con receta como Clonazepam, Xanax, Diazepam (Valium), entre otras, son consumidas por jóvenes y adultos; en tanto, la fluoxetina (Prozac) de venta libre también se usa como droga recreativa.

También manifestó que a Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó que el uso no médico del Tramadol tiene el potencial de precipitar el abuso y la dependencia de la droga.

Si bien, actualmente el problema por al abuso de opioides no es tan grave en nuestro país, en otras naciones sí lo es. El mayor ejemplo es Estados Unidos en donde se ha incrementado de forma exponencial durante el último lustro. Para tener una idea de su impacto, esta crisis sanitaria provoca un promedio de 115 muertes al día.

Por su parte, un reporte publicado en 2018 por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) indicaba que los opioides y sus derivados provocan el 76 por ciento de las muertes relacionadas con el consumo de drogas a nivel mundial.

¿Y tú qué opinión tienes sobre esta propuesta para restringir la venta de este tipo de fármacos en México?