Todos en algún momento de la vida somos pacientes, inclusive tú que eres un profesional de la salud. Es una realidad que en cualquier momento se requiere de una atención médica por cualquier enfermedad o molestia. De ninguna manera te puedes diagnosticar a ti mismo porque puede ser contraproducente. Pero al igual que ocurre con otros aspectos en la vida, existen derechos que se deben de garantizar en una consulta y es muy importante que tú los conozcas.

En ese sentido, la Secretaría de la Salud (SSa) cuenta con un decálogo que contiene los derechos básicos que todos los pacientes tienen. Se trata de aspectos que deben recibir en todas y cada una de sus citas médicas.

El objetivo es garantizar que reciban un servicio de calidad y basado en el profesionalismo. Además debe existir una comunicación adecuada con el médico a cargo para que no solo ofrezca un diagnóstico sino que ofrezca información completa sobre el origen de la enfermedad.

Aspectos básicos que debe tener una consulta médica

De igual forma, el objetivo de los derechos de la siguiente lista es garantizar una misma atención para todos los pacientes. No deben existir favoritismos hacia alguno ni se le puede negar la atención a una persona por su creencia política, condición social o sexualidad.

  1. Recibir atención médica adecuada.
  2. Recibir un trato digno y respetuoso.
  3. Recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz.
  4. Decidir libremente sobre tu atención.
  5. Otorgar o no tu consentimiento válidamente informado.
  6. Ser tratado con confidencialidad.
  7. Contar con facilidades para obtener una segunda opinión.
  8. Recibir atención médica en caso de urgencia.
  9. Contar con un expediente clínico.
  10. Ser atendido cuando te inconformes por la atención médica recibida.

Ahora bien, en caso de que no se cumplan los derechos mencionados el paciente puede acudir a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed). Fue creada, entre otros aspectos, para que los usuarios de los servicios de salud puedan presentar una queja por probables actos u omisiones derivados de la prestación de los servicios médicos y tanto el paciente como el prestador de servicio de salud puedan resolverla de manera pacífica, mediante acuerdos conciliatorios y el arbitraje.

Es por todo lo mencionado que tú debes de ofrecer todos los aspectos mencionados a todas las personas que atiendas. De lo contrario te arriesgas a sufrir un problema legal que no solo cuesta tiempo y dinero sino que afecta tu prestigio médico.

Mientras que en el extremo opuesto, tú como profesional de la salud también cuentas con varios derechos que te debe ofrecer tu superior o la institución a la que pertenezcas. La lista completa la puedes revisar en el siguiente enlace.