Estrategias para asegurar la capacitación continua en el laboratorio

745

Más que en otras áreas de la industria de la salud, los laboratorios clínicos o de investigación necesitan de la capacitación. Esto es porque las técnicas para obtener soluciones y materiales están siempre en constante cambio y mejora, el equipo que se utiliza puede renovarse rápidamente y, conforme se entreguen resultados, pueden surgir nuevas necesidades.

Sin embargo, la capacitación puede ser compleja y cara para los administradores de laboratorio. Estas características pueden incluso fomentar una falta de mejora en el conocimiento y capacidades de los colaboradores, en perjuicio para las operaciones. Para evitar este tipo de desenlaces, te presentamos algunas estrategias para mantener al equipo actualizado:

Programas de capacitación en línea

Hoy en día existen múltiples plataformas de educación especializada, en ocasiones gratuita, de muy buena calidad. Estos esquemas permitirán a tus colaboradores aprender a su propio ritmo, así como obtener certificaciones de valor curricular cuando obtengan un nivel de conocimiento.

Teleconferencias

En lugar de asistir a cursos presenciales de capacitación, algunos sistemas permiten que los participantes se conecten a distancia, reduciendo los costos de, cuando menos, transporte de personal. Generalmente se usa software que permite interactuar con el instructor.

Cursos de video

Algunos proveedores, particularmente de equipo, proporcionan ligas o discos con sesiones de capacitación guiada. Este tipo de apoyo evita que expertos de la compañía tengan que ir al laboratorio a prestar la capacitación, facilitando significativamente la planeación de la misma.

Consultoría externa

Se trata de clases presenciales con la presencia de un experto de una compañía especializada. Generalmente tienen un costo de acuerdo al número de asistentes, pero algunos instructores podrían incluso permitirte grabar la sesión para que puedas compartirla con otros después.

Entrenamiento interno

La forma más sencilla de capacitación consiste simplemente en que un miembro con más experiencia en el laboratorio le enseñe a alguien más nuevo o menos preparado cómo hacer las cosas. Este tipo de actualizaciones suelen suceder casi de forma espontánea, pero en algunos temas podría ser necesario que establezcas sesiones dedicadas y planeadas con anterioridad.