Para cualquier grupo poblacional, el abuso de drogas es un tema de salud pública. En México, ya desde 2017 se registraban incrementos importantes en el consumo de estas sustancias. Uno de los riesgos más importantes en Estados Unidos (EUA) es el cigarro electrónico. Aunque todavía no despega en América Latina, es muy popular entre la juventud de Norteamérica. Sin embargo, ya hay una amplia consternación porque no existe una regulación real para esta práctica.

La urgencia de regular es cada vez más alta, en especial si se observan las tendencias de EUA. Un nuevo reporte de la iniciativa Monitoring the Future detalló las tendencias en el consumo de drogas entre la población norteamericana joven. La situación más preocupante se pudo observar en el uso del cigarro electrónico (vaping). Esto, porque prácticamente se duplicó en un año.

Uso de vaping desplaza el consumo de otras drogas

Monitoring the Future es realizado por expertos de la Universidad de Michigan. De acuerdo Nora Volkow, del Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EUA, la tendencia del vaping se extiende con rapidez. Para 2017, la cantidad de jóvenes que usaban cigarros electrónicos era de poco más del 11 por ciento. En este último año, se ha duplicado para alcanzar una cifra de 21 por ciento.

Al mismo tiempo, el consumo de otras drogas parece desplomarse. Opioides y tranquilizantes, que han creado una significativa crisis en EUA, son menos abusados por jóvenes. La ingesta excesiva de alcohol también registró una caída significativa. Ahora, tiene un porcentaje de prevalencia menor del 14 por ciento. Volkow toma estas buenas noticias con precaución.

Lo que estamos viendo es un cambio en los patrones de consumo de drogas entre jóvenes. Son los más bajos que hemos visto en muchos años. Son muy buenas noticias. Pero al mismo tiempo, debemos permanecer vigilantes. Este gran aumento en la popularidad del vaping podría llevarlos al abuso de otras sustancias más adelante en la vida.

Fuera del vaping de tabaco, también el consumo de otras formas de la nicotina tuvo un aumento significativo. La mariguana, también en presentación de cigarro electrónico, fue otra de las drogas con una ingesta superior. Otras actividades, en cambio, permanecieron sin cambios significativos. Entre ellas, el abuso de cocaína, anfetaminas, inhalantes, heroína, alucinógenos, etcétera.

Taboola