Estudios señalan que los perros podrían ayudar a detectar enfermedades humanas

349

Además de su grandiosa ayuda en la detección de drogas, los perros tendrían otra gran capacidad justo en su nariz: el poder de olfatear y detectar enfermedades humanas.

Entre los ejemplos que se pueden mencionar esta el caso de un perro labrador llamado Magic, quien fue entregado por personal de la organización británica Medical Detection Dogs. El can ha sido capaz de detectar los bajos niveles de azúcar de su dueña Claire Pesterfields, que padece diabetes tipo 1.

Para saber qué es exactamente lo que huele este perro, investigadores de la Universidad de Cambridge analizaron si los cambios en los niveles de glucosa causaban algún cambio en la composición química del aliento.

Para corroborar su hipótesis, disminuyeron de manera controlada los niveles de glucosa en el organismo de ocho mujeres con diabetes tipo 1. Para ello utilizaron espectrometría de masas para averiguar la composición química de las muestras y de esta forma detectar fluctuaciones en las moléculas presentes en el aire que exhalaban.

Los resultados fueron publicados en la revista Diabetes Care y se dio a conocer que la concentración de isopreno (compuesto presente en el aliento) aumenta sus niveles durante los episodios de hipoglucemia, aunque los investigadores aún no saben el porqué de esta variación.

Los expertos han sugerido el diseño de nuevos estudios que ayuden a medir la cantidad de este compuesto en sangre para averiguar el riesgo en el que se podría encontrar un paciente con diabetes. “Pero de algo sí estamos seguros, los humanos somos incapaces de detectar el isopreno, pero los perros pueden ser muy sensibles a esta sustancia”, comentaron.

Pero las investigaciones han ido mucho más allá, pues investigadores de la London School of Hygiene  and Tropical Medicine han puesto a prueba el olfato de los perros para identificar algunas sustancias relacionadas a la malaria.

“Esperamos entrenar a los perros para que puedan identificar señales de la enfermedad a partir de muestras de orina y sudor. La finalidad es que los animales aprendan a diferenciar las personas sanas de las que podrían tener malaria”, explicaron los científicos.

Y por si fuera poco, en la Universidad de Arkansas ya han empezado a entrenar perros para que puedan detectar cáncer de tiroides. “Por lo general esta enfermedad se diagnostica midiendo los niveles hormonales y estudiando las células, pero Frankie (nombre del perro) ha acertado en el 88 por ciento de los diagnóstico valiéndose sólo de su olfato, ahora queremos saber cómo es posible esto”.