Todos los sentidos son muy importantes en la vida diaria, pero en especial la vista es fundamental para tener un pleno desarrollo. En el caso de nuestro país, la catarata representa una de las enfermedades más comunes dentro de la población. De hecho, ya se le considera como un problema de salud pública por ser el principal motivo de consulta en el servicio de Oftalmología.

Alternativa contra las cataratas

En ese sentido, una de las opciones contra la catarata es el tratamiento quirúrgico denominado facofragmentación. Se trata de una de las medidas más efectivas y consiste en implantar un lente intraocular.

La cirugía suele tener un promedio de duración de 20 a 30 minutos, además la recuperación es bastante rápida porque a los siete días el paciente ya está rehabilitado. Por su parte, los especialistas consideran que el momento ideal para una cirugía de cataratas es cuando el paciente tiene opacidad en la córnea y limitación visual que ya le genera una ceguera.

Factores de riesgo

Con base en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la más frecuente de las cataratas es la que aparece entre los 65 y 70 años de edad. Además también existen las originadas por enfermedades como la miopía, diabetes mellitus, hipertensión, algún tipo de enfermedades isquémicas o el uso de esteroides.

A su vez, cuando un paciente tiene glaucoma se pueden presentar las catarata a más temprana edad e incluso hay de origen congénito y la desarrollan los bebés. Afecta también a la población joven en un 15 a 20 por ciento, por secuelas secundarias a un traumatismo como golpes directos al globo ocular.

Por otra parte, de acuerdo con el plan de acción mundial “Salud Ocular Universal”, las cataratas y los errores de refracción no corregidos como lo son la miopía, hipermetropía y astigmatismo son las dos principales causas de ceguera evitable y representan el 75 por ciento de todas las discapacidades visuales.

Cada cinco segundos en el mundo una persona adulta pierde la visión. En el caso de México la ceguera es la segunda causa de discapacidad más frecuente con más de un millón 300 mil personas afectadas.