Falleció el paciente cubano al que se le retiró un tumor facial de 4.5 kilos

661

Hace unas semanas te comentamos el caso del joven Emanuel Zayas, un cubano de 14 años que padecía de displasia fibrosa poliostótica, lo que le ocasionó la formación de un tumor facial de 4.5 kilos y por lo cual el paciente se trasladó junto con su familia a Miami para que un grupo de especialistas le extirpara la protuberancia del rostro, pero por desgracia el trabajo de los cirujanos no fue suficiente y el joven falleció el pasado viernes.

En este caso, pese a que se trató de una cirugía exitosa y los médicos lograron extirparle el tumor facial, el paciente murió a causa de complicaciones posteriores generadas como consecuencia de insuficiencia renal y pulmonar.

Al respecto, el cirujano Robert Marx, quien encabezó la operación, comentó que se actúo de manera acorde a lo planificado y todos los cirujanos hicieron su mejor trabajo por lo que en primera instancia se logró extirpar el tumor de manera satisfactoria, pero por desgracia las complicaciones posteriores fueron las que ocasionaron el fallecimiento del paciente.

Aparentemente el estrés fisiológico provocado por la complicada cirugía fue demasiado para superar su comprometida anatomía y por desgracia el paciente no pudo resistir los problemas posteriores a la extirpación del tumor.

En ese mismo sentido, el cirujano mencionó que además del tumor, el trastorno también le causó fracturas y una curvatura en un brazo y una pierna del paciente, lo que le imposibilitaba el caminar por sí mismo.

Por otra parte, la displasia fibrosa poliostótica es una condición muy poco común de la que existen pocos casos documentados en el planeta, aunque la situación del cubano es bastante similar a la del mexicano Adrián Arturo Jurado Espino, quien sufría de la misma condición y requirió de una operación para extirparle un tumor del rostro.

De igual forma, una variante de la enfermedad es la fibrodisplasia osificante progresiva, la cual sólo presenta una persona por cada dos millones de nacimientos a nivel mundial, siendo uno de los casos más conocidos el de la inglesa Jeannie Peeper, como lo documentó la BBC.