La batalla en el desarrollo de una vacuna contra la Covid-19 sufrió un fuerte revés el día de ayer cuando se anunció la suspensión del ensayo de AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Hasta el momento no se ha dado a conocer el motivo concreto y sólo se ha dicho que uno de los voluntarios sufrió un efecto adverso severo. La noticia ha causado preocupación porque era uno de los proyectos más avanzados aunque también existen otros que se llevan a cabo.

A la fecha suman un total de nueve las vacunas contra esta nueva enfermedad que se encuentran en la fase 3 de ensayos clínicos. Se espera que cualquiera de ellas logre superar esta última etapa antes de que concluya el 2020 y se convierta en la primera en ser autorizada en el mundo.

Primera vacuna que estará disponible en México

Dentro de la lista se encuentra la Sputnik V, diseñada por el gobierno de Rusia. Con base en la información que se ha difundido, sus resultados preliminares son satisfactorios. En todos los voluntarios que se ha aplicado ha generado inmunidad, lo que la coloca como una potencial solución.

Y ahora la noticia que trascendió es que la farmacéutica mexicana Landsteiner Scientific firmó un convenio para adquirir 32 millones de dosis. El acuerdo contempla que los insumos lleguen en noviembre a nuestro país.

De acuerdo con el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), al llegar a territorio nacional será sometida a las revisiones que determine la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). En caso se superarlas podrá ser comercializada. Hasta el momento no se ha fijado el precio estimado que tendrá.

Por otra parte, se debe recordar que en días pasados el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, informó que México acordó participar en la fase 3 de ensayos clínicos de la misma vacuna rusa. El convenio estipula el envío de dos mil dosis que serán aplicadas en voluntarios de nuestro país para analizar sus resultados.

Resultados preliminares y efectos secundarios

A su vez, recientemente The Lancet publicó un artículo en el que describe brevemente esta inmunización. Se requiere de dos dosis y garantiza protección a largo plazo.

Aunque también menciona que existen algunos efectos secundarios desarrollados en los voluntarios aunque ninguno de gravedad. Dentro de ellos, los más comunes fueron dolor en el lugar de la inyección (58 por ciento de los participantes), hipertermia (50 por ciento), dolor de cabeza (42 por ciento), astenia (28 por ciento) y dolor muscular y de articulaciones (24 por ciento).

Por lo pronto, parece que la vacuna Sputnik V será la primera en estar disponible en nuestro país, a reserva de que realmente garantice su correcto funcionamiento contra esta cepa de coronavirus.