Ante la actual pandemia la industria farmacéutica se ha posicionado como uno de los ejes para enfrentar a la Covid-19. Con el apoyo de la tecnología actual y trabajos previos se consiguió desarrollar una vacuna en tiempo récord. Aunque lo más interesante es que ya existen distintas compañías con sus propias inmunizaciones. Todas tuvieron que superar las distintas etapas que implica un proyecto de este tipo. El objetivo siempre es verificar que realmente funcionen y no provoquen efectos secundarios que puedan ser de gravedad.

En ese sentido, una de las más recientes en completar la fase 3 de ensayos clínicos fue la de Johnson & Johnson (también conocida como Janssen en Europa). Después de ser aplicada en 44 mil voluntarios de diversos países mostró que tiene una eficacia global del 66 por ciento en la prevención de la Covid-19. Mientras que tiene un 85 por ciento con respecto a evitar complicaciones y hospitalizaciones.

Otra de sus principales virtudes y que la vuelve bastante atractiva es que solo requiere la aplicación de una dosis. Con esto en mente, la primera autoridad sanitaria del mundo en autorizarla fue la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA). Al principio todo marchó sin contratiempos hasta que se presentaron algunos incidentes que ahora ponen en riesgo la continuidad de la vacuna.

Lo que desencadenó todo

Como te informamos, hace unos días se notificó que 11 personas en Colorado que recibieron la inoculación presentaron reacciones adversas graves. Con base en lo documentado, todas las personas afectadas son mujeres de 18 y 48 años. Mientras que los síntomas ocurrieron de 6 a 13 días después de la recibir la vacuna de Johnson & Johnson. Al final se confirmó que todos los casos desembocaron en coágulos en la sangre.

A partir de lo anterior fue que tanto la FDA como los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) emitieron una recomendación puntual. Señalan que se debe suspender de inmediato la aplicación de esta vacuna.

Por su parte, ambas autoridades ya solicitaron una reunión de emergencia con el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP). El objetivo es analizar la presunta relación de la inmunización con los casos de coágulos sanguíneos. En caso de que se compruebe que la inoculación no fue la culpable directa se podrá continuar con su aplicación en Estados Unidos.

¿Qué deben hacer los que ya recibieron esta vacuna?

Ahora bien, el documento también indica que quienes ya recibieron esta vacuna deben estar atentos a posibles síntomas que puedan presentar. Se menciona que si dentro de las tres semanas posteriores a la inyección hay un fuerte dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor en las piernas o dificultad para respirar es necesario acudir de inmediato con un médico para descartar cualquier incidente.

Mientras que esta decisión de inmediato ha provocado que se tomen medidas similares en otros territorios. La primera es que la propia farmacéutica ha detenido los envíos pactados a la Unión Europea. Hasta que se resuelva el conflicto con la FDA se podrá continuar con la aplicación en otras regiones que han aprobado la vacuna de Johnson & Johnson/Janssen.