A lo largo de los últimos años ha proliferado la producción de dispositivos encaminados al área de la salud. Ahora se cuenta con distintos tipos de smartwatch e inclusive aplicaciones móviles que han sido diseñadas con fines específicos. En algunos casos su uso exclusivo para el personal sanitario para la realización de sus labores profesionales y en otros cualquiera las puede utilizar.

En ese sentido, el Fitbit Charge 3 es uno de los modelos más recientes que se encuentran en el mercado y ha sorprendido por sus funciones. No sólo permite el monitoreo permanente de la salud sino que cuenta con otras herramientas. Una de las más atractivas es la modalidad de frecuencia cardíaca continua que permite analizar de forma ininterrumpida el ritmo cardíaco por medio de algoritmos y sensores.

Pero además se ha inferido que el wearable sería de utilidad para identificar posibles casos Covid-19. Por tal motivo se realizó un estudio en el que participaron más de 100 mil voluntarios en Estados Unidos y Canadá.

De acuerdo con lo informado por Conor Heneghan, Director de Investigación y Algoritmos en Fitbit, los resultados son alentadores y presentó algunos de los hallazgos preliminares.

Hasta ahora, nos alienta ver los signos fisiológicos de la enfermedad detectados por los dispositivos Fitbit simultáneamente con los participantes del estudio que informan sobre la aparición de los síntomas de COVID-19 y, en algunos casos, incluso antes.

Según los hallazgos del estudio, el dispositivo es capaz de detectar casi el 50 por ciento de los casos de Covid-19 un día antes de que los participantes informaran el inicio de los síntomas con un 70 por ciento de especificidad.

Identificar la enfermedad al instante

Esto es importante porque las personas pueden transmitir el virus antes de darse cuenta de que tienen síntomas o cuando no tienen algún síntoma. Si se les puede hacer saber a las personas que deben hacerse la prueba un día antes de que comiencen los síntomas, pueden aislarse y buscar atención antes, lo que ayudará a reducir la propagación de la Covid-19.

El trabajo encontró que la dificultad para respirar y los vómitos son los síntomas que con mayor probabilidad predicen que alguien con Covid-19 necesitará ser hospitalizado. Mientras que el dolor de garganta y el dolor de estómago fueron los síntomas con menor probabilidad de predecir la necesidad de hospitalización.

También se observó que el síntoma más común informado por las personas con Covid-19 fue la fatiga, que estaba presente en el 72 por ciento de los participantes que al final se infectaron. Esto fue seguido por dolor de cabeza (65 por ciento), dolor de cuerpo (63 por ciento), disminución del gusto y olfato (60 por ciento) y tos (59 por ciento). Se destaca que sólo el 55 por ciento de las personas que informaron estar infectadas presentaban fiebre, un indicador de que la detección de la temperatura por sí sola no puede ser suficiente para comprender quién podría estar infectado.

Con respecto a los casos leves, mostraron una duración media de 8 días, mientras que los casos moderados duraron alrededor de una semana más, con una duración media de 15 días. Para los casos graves la duración media de la enfermedad fue de aproximadamente 24 días.

Otros hallazgos del estudio

  • En promedio, la variabilidad de la frecuencia cardíaca alcanza su punto más bajo el día después de que se informan los síntomas.
  • Los aumentos en la frecuencia cardíaca en reposo se normalizan, en promedio, al menos 5-7 días después del inicio de los síntomas.
  • La frecuencia respiratoria alcanza su punto máximo típicamente el día 2 de los síntomas, pero hay una ligera elevación, en promedio, hasta 3 semanas después del inicio de los síntomas.