Dentro de la batalla contra la Covid-19 existe un objetivo claro que está bastante cerca de ser alcanzado. A partir de investigaciones previas se ha trabajado en el desarrollo de vacunas y tratamientos específicos contra esta nueva enfermedad. En ambos casos se han logrado importantes avances para ofrecer una solución a quienes ya están infectados pero también para ofrecer protección a la población en general. De esta forma se busca poner fin a la pandemia que ha transformado para siempre la vida de millones de personas alrededor del mundo.

En el terreno de las vacunas, suman más de 150 los proyectos que se encuentran en alguna etapa de desarrollo. Mientras muchos están en la fase preclínica, hay cuatro que se han posicionado como los más avanzados. Son los únicos que ya concluyeron todas las fases de ensayos o están a punto de hacerlo. Por lo mismo, son los que ahora se encuentran en una fuerte lucha para poder comercializar de inmediato sus trabajos.

La vacuna con más problemas en su desarrollo

Dentro de los que están bastante cerca se concluir su etapa de pruebas se encuentra el trabajo realizado por la Universidad de Oxford y AstraZeneca. Aunque también se trata del que ha presentado más inconsistencias durante todo su desarrollo.

En un inicio la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo describió como el proyecto más prometedor. En parte es debido a que es el único que ofrece una doble protección. Además de generar anticuerpos también produce linfocitos T citotóxicos. Con esto se mantiene protegido a las personas durante un mayor tiempo.

El inconveniente es que durante las pruebas realizadas en el Reino Unido hubo incidentes graves. Dentro de los voluntarios que recibieron la inmunización hubo dos que desarrollaron mielitis transversa.

Por su parte, en la fase final de pruebas se obtuvo que la vacuna tiene una eficacia que varía del 62 al 90 por ciento, mientras que la media es del 70.4 por ciento. El motivo es porque todavía no se ha definido con precisión la dosis que debe contener cada vacuna para que ofrezca la mayor protección posible a las personas.

Suma de esfuerzos para mejorar eficacia

Ante lo anterior, los científicos rusos que se encuentran detrás de la vacuna Sputnik V publicaron que debería existir una un nuevo ensayo clínico en el que se combinen vacunas contra la Covid-19. A decir de ellos, la hacerlo se incrementaría la eficacia y los mayores beneficiados serían los pacientes.

A su vez, el CEO de AstaZeneca, Pascal Soriot, dio a conocer que se evalúa la posibilidad de realizar un nuevo ensayo clínico a nivel mundial para verificar la eficacia de su vacuna. Aunque no mencionó si realmente aceptaría la propuesta del gobierno ruso o simplemente habrá un ajuste en la dosis con la finalidad de conseguir la mayor eficacia posible.