La sangre es fundamental para la vida plena de cualquier persona. Inclusive una simple extracción del líquido vital es suficiente para realizar estudios médicos. Con el apoyo de la tecnología más reciente es posible detectar más de una decena de tumores hasta el riesgo a sufrir enfermedades cardíacas. De esta forma se permite ganar valioso tiempo y adelantar el inicio de los tratamientos correspondientes para evitar posibles daños mayores.

Relación entre la sangre y la Covid-19

Por otra parte, desde el inicio de la actual pandemia la sangre ha recibido mayor atención por distintos motivos. El primero es porque mediante el análisis de una gota es posible realizar una detección de posible contagio. También conocida como prueba serológica, tiene ventajas como el hecho de ser económica y entregar los resultados en 15 minutos. Por lo mismo, muchas organizaciones y gobiernos la utilizan con frecuencia.

Aunque por otra parte, el mayor inconveniente de la prueba sanguínea es que su efectividad es de máximo el 60 por ciento. Por lo tanto es bastante inferior a la de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), la cual es la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A su vez, recién se dio a conocer que el tipo de sangre sería un factor para desarrollar complicaciones en caso de contagio de Covid-19. Todo parte de un par de investigaciones publicadas en la revista Blood Advances. Al analizar a miles de personas se llegó a la conclusión de que los grupos sanguíneos A y AB tienen un mayor riesgo. Además, se menciona que los pacientes con cualquiera de los dos tipos suelen permanecer más tiempo hospitalizadas que el resto.

Por eso ahora resulta prudente analizar los tipos sanguíneos más frecuentes en el mundo. Con base en Statista, el más común es el grupo O y el menos frecuente el grupo AB. Mientras que al hacer una división por países se obtienen otros resultados.

Tipos de sangre más frecuentes

En el caso de México, el tipo mayoritario es el O con 59 por ciento. Le sigue el grupo A con 27 por ciento y en tercer lugar está el B con 10 por ciento. Mientras que en último lugar esté el tipo AB con apenas el cuatro por ciento del total de la población.

En el resto de países se suelen obtener resultados similares salvo algunas excepciones como Perú en donde el 71 por ciento de la población tiene sangre tipo O, lo que representa un porcentaje demasiado elevado. Mientras que en el extremo opuesto se encuentra la India en donde apenas el 29 por ciento de la población pertenece a dicho grupo sanguíneo. En aquella nación el tipo más común es el B que presentan el 40 por ciento de los habitantes.

Por lo pronto, te compartimos un análisis de países seleccionados y el porcentaje de grupos sanguíneos en cada uno.