El pasado 8 de diciembre fue un día histórico para la humanidad porque dio comienzo la campaña nacional de vacunación contra la Covid-19 en el Reino Unido. La nación europea fue la primera en el mundo en autorizar el insumo de Pfizer/BioNTech y ahora se vislumbra que más naciones van a seguir el mismo camino. Desde entonces, Baréin y Canadá han replicado la medida al avalar la inmunización para que de inmediato sea aplicada entre sus habitantes.

¿Cuándo llegará la vacuna a México?

Ahora bien, en el caso de México, la farmacéutica ya presentó su registro ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris). Se prevé que en los siguientes días se publique la respuesta. En caso de ser favorable, durante la tercera semana de diciembre se aplicarán las primeras 125 mil dosis en nuestro país.

Pero si algo se ha destacado de esta vacuna en particular es que contiene una tecnología que nunca se había empleado con anterioridad. Su mayor requerimiento es que necesita de refrigeradores de ultracongelamiento para su almacenamiento. De no ser así pierde eficacia y resulta inútil en los humanos.

Ante esta situación, el gobierno británico elaboró una guía con el protocolo que se debe seguir para la correcta aplicación de la vacuna de Pfizer. La siguiente información es de gran relevancia porque muestra las indicaciones generales que se deben seguir en otros países que desean aplicar esta inmunización.

Descripción detallada de cada paso

El vial debe permanecer resguardado a una temperatura igual o inferior a menos 70 grados y el personal sanitario deberá descongelarlo para proceder posteriormente a la disolución. Para hacerlo se deben poner las dosis a una temperatura de entre 2 y 8 grados. Si se respetan las indicaciones la vacuna puede durar hasta cinco días.

Otra opción más rápida para el descongelamiento es exponer el vial a 25 grados durante 30 minutos. La mayor indicación de esta alternativa es que se debe administrar de forma inmediata porque su tiempo de validez es de máximo dos horas.

Ahora bien, sin importar la elección del descongelamiento, una vez que se tenga la dosis se debe invertir al menos 10 veces para conseguir que se mezcle. En tanto que de ninguna manera se debe agitar el vial. Se menciona que debe obtenerse una solución blanquecina sin partículas visibles. Si se observan partículas o decoloración se debe desechar porque significa que no funcionará.

El siguiente paso consiste en completar la disolución. Para hacerlo se debe inyectar en el vial original 9 mg de cloruro de sodio mediante una aguja de calibre 21 o estrecha para técnicas asépticas cuyo tope debe situarse en los 1.8 ml.

Es necesario equilibrar la presión del vial antes de retirar la aguja del mismo extrayendo los 1.8 ml de aire de la jeringa. Una vez inyectado el cloruro de sodio en el vial original, este se deberá invertir diez veces y sin agitarlo.

Al concluir todos los pasos el personal sanitario debe verificar de nuevo que la solución no presente partículas.

Mientras que si todo se realizó de forma adecuada se puede proceder a aplicar la inyección vía intramuscular en el deltoides de cada persona. El documento aclara que de ninguna manera podrá ser vía intravascular, subcutánea o intradérmica.