Guía oficial de la buena prescripción médica emitida por la OMS

La prescripción es todo un arte. Y hoy te mostramos la Guía oficial de la buena prescripción médica emitida por la OMS

Cuando comienzan la formación clínica, la mayoría de los estudiantes de medicina no tienen una idea muy clara de cómo prescribir un fármaco a sus pacientes ni de qué
información deben dar, por lo que hoy te mostramos una Guía oficial de la buena prescripción médica emitida por la OMS.

¿Pero, porque se da la mala prescripción?

Generalmente esto se debe a que la formación farmacológica inicial se ha concentrado más en la teoría que en la práctica. Los contenidos fueron probablemente «centrados en el fármaco» y consistían en indicaciones y efectos indeseados de diferentes fármacos. Pero en la práctica clínica hay que proceder al revés, del diagnóstico al fármaco.

Además, los pacientes varían en su edad, género, tamaño y características socioculturales, y estos factores pueden determinar la selección del tratamiento. Los pacientes también tienen sus propias percepciones sobre lo que es un tratamiento apropiado, y deberían ser socios del tratamiento plenamente informados.

No siempre se enseñan estas cuestiones en las facultades de medicina, en donde el número de horas dedicadas a terapéutica es bajo, en comparación con el de las dedicadas a la enseñanza tradicional de la farmacología.

Los libros también pueden ser poco útiles…

La formación clínica de pregrado se centra a menudo en las capacidades diagnósticas,
más que en las terapéuticas. A veces sólo se espera de los estudiantes que copien las decisiones de prescripción de sus maestros clínicos, o las directrices terapéuticas al uso, sin que se les explique por qué se seleccionan determinados tratamientos.

Los libros también pueden ser poco útiles. Los textos y formularios de referencia en farmacología suelen orientarse al medicamento, y aunque los libros de texto de materias clínicas y los protocolos terapéuticos están orientados a la enfermedad y dan recomendaciones terapéuticas. En ellos raramente se explica por qué se seleccionan estos tratamientos. Diferentes fuentes pueden dar consejos contradictorios.

El resultado de esta orientación de la enseñanza de la farmacología es que aunque se
adquieren conocimientos farmacológicos, las capacidades prescriptivas siguen siendo
débiles.

En un estudio se comprobó que los médicos recién licenciados elegían un medicamento inadecuado o dudoso aproximadamente en la mitad de los casos, escribían un tercio de las prescripciones de manera incorrecta y no daban información importante al paciente en dos terceras partes de los encuentros.

Algunos estudiantes creen que sus hábitos de prescripción pueden mejorar después de finalizar sus estudios de pregrado. Pero la investigación demuestra que a pesar de que se gana en experiencia general, las aptitudes prescriptivas no mejoran mucho después de la licenciatura.

Los malos hábitos de prescripción son el origen de tratamientos inefectivos e inseguros,
de exacerbación o alargamiento de la enfermedad, de tensión y daño al paciente y de
costes más altos.

También contribuyen a que el prescriptor sea vulnerable a influencias que pueden causar una prescripción irracional, como la presión del paciente, los malos ejemplos de los colegas y la información de los representantes de los laboratorios. Más adelante los nuevos graduados los copiarán, con lo que el círculo se cerrará. Modificar los hábitos de prescripción ya enraizados es muy difícil.

De ahí que sea necesaria una buena formación antes de que los malos hábitos tengan posibilidad de desarrollarse.

Guía oficial de la buena prescripción médica emitida por la OMS

Por lo tanto, esta Guía oficial de la buena prescripción médica emitida por la OMS se dirige sobre todo a estudiantes de pregrado de Medicina que están a punto de iniciar los cursos clínicos.

CONSÚLTALA AQUÍ

Notas relacionadas:

¿Medicina clínica? Aquí algunas opciones NO tradicionales para residentes médicos

ENARM 2022: Médicos vulnerables ante el posible aumento de plazas

5 podcasts para mejorar la atención de tus pacientes ¡Escúchalos!