Los investigadores de Mayo Clinic y sus colaboradores usaron una simulación por computadora e Inteligencia Artificial (IA) para seleccionar 30 millones de posibles fármacos que obstruyan al virus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19. El trabajo fue publicado en Biomolecules y ahí los investigadores aceleraron el descubrimiento de fármacos para identificar y estudiar mejor las dianas más prometedoras, puesto que están interesados en descubrir nuevos tratamientos contra la enfermedad causante de esta pandemia.

De acuerdo con el Dr. Thomas Caulfield, neurocientífico molecular de Mayo Clinic y autor experto del trabajo, se usó una plataforma con múltiples fármacos a fin de seleccionar los que podrían servir. El análisis se hizo con medicamentos clínicamente probados y autorizados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), así como otros novedosos compuestos. Gracias al poder de la tecnología avanzada fue posible determinar la mejor opción, procedente de una biblioteca compuesta, para investigarlo más a fondo.

Los estudios se llevaron a cabo mediante una simulación por computadora llamada detección con silicio y se validaron a través de experimentos biológicos con virus vivos. Este tipo de investigación usa bases de datos digitales y conceptos matemáticos para identificar compuestos farmacológicos potencialmente útiles. Otros tipos de investigaciones se llevan a cabo en líneas celulares o se realizan en organismos vivos como ratones.

Las opciones finalistas contra la Covid-19

Los investigadores empezaron con 30 millones de compuestos farmacológicos. Las herramientas de evaluación virtuales predijeron el comportamiento de varios compuestos farmacológicos y mostraron el patrón de cómo interaccionarían con dianas biológicas en partículas del SARS-CoV-2. La selección con silicio redujo los compuestos a 25.

Luego, para analizar más a fondo y hacer pruebas de laboratorio, los investigadores realizaron un estudio piloto con los 25 compuestos contra el SARS-CoV-2 infeccioso en cultivos de células humanas y, después, hicieron pruebas para un problema frecuente con los fármacos, que es la toxicidad.

Debido a que una de las tareas del hígado es limpiar la sangre, incluidos los componentes medicamentosos, el equipo creó un modelo de hígado humano en una superficie con forma de panal de abeja que no superaba el tamaño de un borrador de lápiz. Los investigadores lograron predecir que todos aquellos 25 compuestos serían seguros para el hígado humano.

“El objetivo es desactivar la infección y devolver la salud a las células. Lo que queremos es apuntar agresivamente contra el ciclo de duplicación del SARS-CoV-2 desde varios frentes para inhibir el ingreso y la dispersión del virus”.

Los investigadores esperan que una combinación de fármacos, similar a un cóctel farmacológico usado en el tratamiento del VIH, sirva de complemento a la vacunación contra la COVID-19. El Dr. Caufield afirma que el siguiente paso es avanzar sobre la base de los nuevos descubrimientos. Los investigadores piensan probar la combinación de fármacos para obtener parejas que actúen en sinergia y sean más poderosas contra el virus que un solo compuesto.

Este artículo y otros respecto a más estudios están en la publicación de investigación de Mayo Clinic titulada Discovery’s Edge.