Dentro de los proyectos de vacuna contra la Covid-19 que están en desarrollo existe uno que ha provocado una fuerte discusión. Se trata del encabezado por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya y el gobierno de Rusia. Desde que fue bautizado como Sputnik V se le acusó de nacionalismo al recordar el satélite artificial diseñado por la antigua Unión Soviética durante la guerra espacial contra Estados Unidos.

En ese sentido, lo que ha generado más incomodidad es que el trabajo se ha saltado algunos pasos necesarios para el diseño de una nueva vacuna. Precisamente por eso es que hoy es catalogado como uno de los más avanzados. La competencia desleal ha permitido que se posicione junto a otros que sí han seguido los procesos necesarios para un proyecto de este tipo.

Aunque más allá de la forma en que se ha llevado a cabo, lo más importante es si realmente funciona. Dentro de una prueba preliminar en la que participaron 76 voluntarios se identificó que sí logró desarrollar anticuerpos. Aunque un detalle a considerar es que también provocó algunos efectos adversos.

El daño más común que provoca

Con base en el Ministro de Salud de Rusia, Mijail Murashko, la fiebre es el efecto más frecuente porque el 14 por ciento de las personas mostraron esta consecuencia. Mientras que otros que se presentaron pero en menor número fueron dolor de cabeza y dolor muscular.

En ese sentido, el funcionario añadió que estos inconvenientes son normales y están descritos dentro de las instrucciones del insumo. Además recalcó que ninguno es de preocupación o temporal. Mientras que señaló que la inoculación ofrece una protección de hasta dos años.

Mientras tanto, se trabaja en los detalles finales para iniciar la fase 3 de ensayos clínicos de la vacuna. Se estima la participación de más de 40 mil personas de distintos países para analizar si realmente funciona la vacuna.

Dosis llegarán a México pero sólo para ensayos

En ese sentido, gracias a un convenio firmado con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) se contempla que 2 mil 500 voluntarios mexicanos reciban la dosis de la inoculación y se les ofrezca seguimiento para verificar su evolución y funcionamiento.

Además hace unos días se dio a conocer que México había adquirido 32 millones de dosis de dicha vacuna a través de la farmacéutica Landsteiner Scientific.

Pese a lo anterior, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, ha dejado en claro que esta vacuna todavía no puede ser comercializada en México. El motivo es porque la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no ha emitido la aprobación correspondiente.