El reporte más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que van 30 millones 949 mil 804 casos confirmados y 959 mil 116 defunciones por Covid-19. Mientras que la tendencia se mantiene en ascenso en Estados Unidos y Europa, aunque en el caso de México se afirma que ha existido una disminución durante las últimas ocho semanas. Aunque en cualquiera de los casos ahora el mayor temor es que la temporada de influenza propicie más infecciones.

A su vez, por ser una enfermedad tan nueva que apenas tiene poco más de ochos meses de haber sido identificada, se desconoce todos los efectos adversos que puede llegar a causar. Las investigaciones constantes que se realizan alrededor del mundo han ofrecido un panorama más amplio pero todavía falta mucho por descubrir.

En ese sentido, dentro de los grupos vulnerables se encuentran las embarazadas. Junto a los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas son quienes deben tener mayor cuidado. Tanto su salud como la de su producto está en riesgo y por eso deben aumentar las medidas preventivas.

Aumentan los abortos espontáneos durante el confinamiento

Ahora bien, una reciente investigación publicada en la revista Nature apunta que durante la actual pandemia ha existido un aumento en el número de abortos espontáneos en el mundo. Aunque lo que no se ha podido determinar con certeza es si se trata de una consecuencia directa o indirecta.

El trabajo toma como base investigaciones previas sobre el tema. Una de ellas fue realizada por The Lancet e identificó que los abortos involuntarios han aumentado en poco menos del 50 por ciento durante la pandemia en el Reino Unido. Mientras que antes había 14 por cada mil nacimientos, se pasó a 21 por cada millar de alumbramientos en mayo del presente año. El mayor aumento se observó durante las primeras cuatro semanas de confinamiento.

El Dr. Jane Warland, especialista en partería de la Universidad de Australia del Sur en Adelaide, señala que ya se conoce el hecho pero no la causa. Por lo mismo, ahora se trabaja en investigar y de manera clara la relación entre ambos incidentes.

Mientras que al principio se llegó a manejar la hipótesis de que el virus SARS-CoV-2 podría haber infectado a las embarazadas y eso habría derivado en la muerte fetal, también existe la idea de que sea una consecuencia indirecta.

Pandemia afecta a las citas de seguimiento

De esta manera, se menciona que a raíz de las medidas restrictivas y de confinamiento que han adoptado muchos países, las embarazadas han recibido una menor atención que antes de la pandemia. En algunos casos se han cancelado sus citas se seguimiento con el ginecólogo o inclusive las propias mujeres prefieren no acudir a los hospitales por considerar que se trata de espacios inseguros.

En este caso la Covid-19 sería la responsable pero por haber afectado el acceso a los sistemas de salud.

Lo que sí es una realidad es que a raíz de que iniciaron las medidas restrictivas la mayoría de las personas han optado por evitar acudir con el médico. Aunque por evitar desplazarse a espacios que consideran focos de infección terminan por afectarse a sí mismas.