Primero lo primero, comencemos con una definición de qué es el marketing de contenido. ¿El marketing de contenido es tu sitio web? ¿Es una entrada de blog? ¿Es un video en YouTube? ¿Es un post en Facebook? ¿Es una fotografía en Instagram? El objetivo del marketing de contenidos es ofrecer a las partes interesadas, contenido que les proporcione valor. Por lo tanto, si el contenido de estas preguntas ofrece valor, la respuesta es sí, es marketing de contenido.

El marketing de contenido para la industria de la salud puede estar en muchos formatos, desde E-books e informes técnicos, hasta videos, correos electrónicos y publicaciones en redes sociales. El contenido juega un papel clave en el marketing médico y farmacéutico, por algunas razones muy importantes:

Necesidad de información: En el sector de la salud, existe una gran necesidad de información entre una amplia gama de grupos de partes interesadas: médicos, pacientes, consumidores, departamentos de compras, laboratorios farmacéuticos, comunidades hospitalarias, etc. Algunos de estos grupos requieren información para llevar a cabo sus roles profesionales, mientras que otros lo necesitan por razones mucho más personales y emocionales.

La confianza y la autoridad son clave: ya sea que presentes ante un organismo regulador los estudios en apoyo de un nuevo medicamento, o persuadas a un equipo de compras sobre la eficacia de su dispositivo médico, tu audiencia debe confiar en ti para que crean en la validez de tus afirmaciones.

Y aún más, cuando se trata de proporcionar información a los pacientes sobre tratamientos y afecciones. Sin esa confianza fundamental, tu información tiene un valor limitado.

El marketing de contenidos ofrece la forma más sólida de posicionar tu empresa, clínica, hospital o tu práctica profesional: la industria de la atención médica está acostumbrada a evaluar la información y tomar decisiones basadas en la evidencia. El marketing de contenidos es simplemente el proceso de proporcionar la información que necesita tu público objetivo, es decir, las partes interesadas.

La verdad es que, como especialista en la industria de la salud, ya estás proporcionando toneladas de contenido, ya sea en forma de casos de referencia, fichas técnicas de productos, compartiendo posts en redes sociales o tu sitio web… Entonces, ¿cómo puedo fortalecer mi enfoque de contenido y convertirlo en un programa de marketing de contenido estratégico y de alto rendimiento? Te comparto estos consejos para aterrizar y formalizar tus actividades de marketing de contenidos:

1. Empieza por realizar una auditoría de tu contenido
Documenta el qué, quién, por qué, cuándo y cómo para cada elemento de tu contenido: ¿Qué es? Una imagen, un video, un artículo. ¿Para quién está destinado? Para pacientes, para médicos, para directores de hospitales. ¿Cómo se usa? ¿Cuánto cuesta? Etc.

2. Define tu público objetivo y mensajes clave
¿A qué grupos deseas dirigirte y qué mensajes deseas transmitirles?

3. Compara tu contenido actual con los resultados de tu auditoría:
¿Qué estás haciendo bien, qué falta, qué puedes mejorar?

4. Identifica las lagunas:
Considera cómo llenar estos vacíos. ¿Qué públicos objetivo no están incluidos? ¿Qué herramientas necesito, y cuáles se pueden cambiar o eliminar?

Creando mejor contenido: rompiendo barreras

En muchas organizaciones de salud, el contenido es creado por una amplia gama de personas, esparcidas por la oficina o ubicadas en diferentes regiones. Para que tu estrategia de marketing de contenido sea más cohesiva, crea un equipo de gestión de contenido multifuncional. No es necesario que reúnas a las personas físicamente (a menos que así lo quieras o sea fácil de hacer), pero si puedes crear un equipo virtual, organizar reuniones en línea programadas con regularidad y hacer que tu equipo sea responsable de un calendario de contenido editorial.

Cuenta historias de personas

Ya sea que formen parte de un equipo que toma una decisión de compra a gran escala o un padre que quiera aprender sobre la condición de su hijo, las personas quieren aprender sobre otras personas. Incluso si tu producto es altamente especializado, recuerda mantener el enfoque en las personas y respalda tus historias con información técnica.

Utiliza y reutiliza tu contenido para maximizar el valor

Si publicas un contenido y luego lo dejas allí, no estás obteniendo el valor total. Ese contenido debe tener continuidad, estar enlazado de cualquier manera a otro contenido. Así lo reutilizas y si es posible vuelve a promover ese contenido. Busca oportunidades para crear nuevo contenido, asiste a congresos, crea mesas de debate con tus colegas, lee artículos, toma cursos. A veces no tenemos la inspiración o la facilidad para escribir un articulo, entonces usa el video. ¡Y aprovecha todo tu entorno para inspirarte! Un beneficio adicional es que tener videos en tu sitio web mejora tu SEO. Y también es una de las mejores formas de inspirar confianza y humanizar un producto o un servicio.

En conclusión: Crear contenido y mostrarlo no es regalar tu conocimiento, es ganar confianza con tu publico objetivo, (pacientes u otros médicos), es posicionar tu nombre o tu marca en la cabeza de la gente. Te aseguro que si lo empiezas a poner en práctica, verás resultados benéficos tanto para ti, como para tu producto o servicio.

Rene Cisneros Poireth es consultor de marketing con más de 10 años de experiencia en la creación de estrategias integrales de mercadotecnia y publicidad, infraestructuras comerciales, crecimiento de marca y optimización de campañas multicanal. Se especializa en Healthcare Marketing, por lo que ha apoyado a médicos, clínicas, hospitales, farmacéuticas y compañías afines al sector de la salud para alcanzar exitosamente sus objetivos de negocio. Es un apasionado por la enseñanza y eterno aprendiz.