IMSS tiene agua negra hasta el cuello… literalmente

260

Trabajadores del Hospital Regional Número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Culiacán, Sinaloa, denunciaron que en menos de dos meses se han registrado varios colapsos en las tuberías del nosocomio, lo que ha afectado a áreas de cirugía y consulta médica, entre otras.

Reportaron a medios locales que el pasado 17 de octubre hubo fuga de aguas negras que afectó a dos decenas de pacientes obstétricas y a sus recién nacidos, quienes tuvieron que ser evacuados de forma inmediata.

Hace menos de dos meses, explicó uno de los trabajadores al diario Noroeste Sinaloa, un tubo de drenaje se rompió y contaminó el consultorio de cardiología, de modo que éste tuvo que mudarse a otra parte del hospital, aunque previamente ocurrió una situación similar en el consultorio de endocrinología: “Llegaron y estaba todo lleno de suciedad. Lo limpiaron, le dieron su manita de gato después de hacer la corrección del tubo”,  recordó.

Este tipo de afectaciones se presentaron también en una sala adjunta a Dirección y hace un par de semanas en el área de cirugía, de modo que, al igual que en el caso de las madres y sus bebés, los pacientes enfermos o lesionados que aguardaban por intervención quirúrgica tuvieron que ser reubicados para aislar y limpiar la zona.

El riesgo sanitario que corrieron las pacientes el 17 de octubre obligó al personal médico a realizar estudios a los recién nacidos y a sus madres para descartar afectaciones a su salud, asimismo, los mantienen en seguimiento con consultas especiales en jefatura de pediatría.

El IMSS informó, a través de su oficina de Comunicación Social, que después de las labores de limpieza el área “ya funciona con regularidad y se atienden a las pacientes obstétricas sin ningún tipo de riesgo”.

Sin embargo, este lamentable episodio ocurre un año después de que se presentara una investigación judicial contra el instituto por la muerte de 12 bebés, en su mayoría por sepsis bacteriana en Culiacán.

Imagen: Bigstock