IMSS y Cofepris recomiendan verificar procedencia de juguetes para evitar problemas de salud

351

En estas épocas lo mas común es dar y recibir regalos, ya sea por Navidad, Año Nuevo o Reyes Magos. Sin embargo, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda a los padres de familia regalar juguetes que sean aptos para la edad de los niños, evitando a toda costa las pistolas y metralletas y verificando su procedencia.

La directora general de la Guardería 001 del IMSS, Hildegarda García Ríos, asegura que los juguetes son fundamentales en el desarrollo de un menor por los aprendizajes que estos generan, por lo mismo deben adquirirse de manera consiente asegurando que garanticen su salud e integridad física.

No podemos dejar a la suerte la salud de los pequeños, siempre hay que ver que tienen cerca y con que juegan.

Lamentablemente muchos juguetes que se venden en el mercado contienen en su pintura altos niveles de plomo y componentes tóxicos, los cuales pueden provocar efectos irreversibles como una reducción del cociente intelectual, cambios del comportamiento, anemia, hipertensión, disfunción renal e inmunotoxicidad reproductiva.

Por esta razón y para evitar enfermedades, el titular de la Comisión Federal para la Protección contra riesgos sanitarios (Cofepris), Julio Sanchez y Tépoz, sugirió a los “Reyes Magos” evitar adquirir muñecos que carecen de etiquetas informativas, medidas de precaución o que ofrezcan garantías de la calidad del producto. Además recomendó no comprar artículos de dudosa procedencia o que se comercialicen en el mercado informal.

En una infografía publicada en su cuenta de Twiter @sanchezytepoz, advirtió que los juguetes irregulares pueden representar un riesgo para la salud de los menores de edad ya que en su fabricación se pudieron utilizar materiales ilegales y al igual que García Ríos, destacó la importancia de considerar la edad recomendada por el fabricante, ya que el uso inadecuado puede exponer a los niños a asfixia por ingestión de piezas pequeñas u obstrucción en fosas nasales y oídos.

Lamentablemente en la actualidad la única manera de saber si una persona está intoxicada con plomo es a través de un examen de sangre, debido a que no existen síntomas indicando un envenenamiento hasta que el cuerpo no ha almacenado una cantidad elevada.