Existen recomendaciones generales para disminuir la probabilidad de contagio de Covid-19 entre la población en general. Aunque en tu caso como profesional de la salud, es complicado que sigas algunas de ellas por tu ritmo de vida. Aunque cada vez son más frecuentes las consultas médicas por internet, no funcionan para todos los tipos de consulta. Por tal motivo, la atención directa a los pacientes se mantiene como una opción que no se puede abandonar.

En ese sentido, debido a que reciben a personas enfermas en todo momento, los hospitales son espacios que se pueden convertir en peligrosos lugares. Hoy la prioridad es el virus SARS-CoV-2 pero lo cierto es que la variedad de patógenos que se pueden encontrar es bastante amplia. Mientras que si tú no cuentas con las medidas de protección adecuadas es altamente que te infectes. Con esto pones en peligro tu integridad pero también la de tus compañeros y pacientes.

Riesgo al que están expuestos los médicos

Para identificar el peligro que enfrentan los trabajadores de la salud que laboran en hospitales, investigadores del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) elaboraron un dispositivo llamado Trampas Covid. El objetivo es mostrar la presencia del virus en las superficies de distintas áreas de un nosocomio convencional y el resultado fue publicado en la revista Science of Total Environment.

El equipo se instaló en seis consultorios de un hospital con estrictas medidas sanitarias en donde se que recibieron a pacientes confirmados de padecer Covid-19 aunque con distinta carga viral. Después se dejaron pasar uno, dos y tres días para analizar las muestras mediante una prueba PCR. Lo que se obtuvo es que una prueba resultó positiva y fue después de transcurridas 72 horas.

De esta forma, lo que se plantea con el estudio es que ni siquiera las recomendaciones más estrictas son suficientes para evitar contagios intrahospitalarios. En la unidad en la que se realizó el ensayo se renovó el aire del ambiente de manera constante y se desinfectaron las superficies a lo largo del día. Aunque ni todas las acciones mencionadas fueron suficientes para lograr eliminar los rastros del patógeno.

De esta manera, queda demostrado el riesgo la que están expuestos todos los trabajadores de la salud que laboran en hospitales. Aunque no se encuentren en contacto directo con pacientes infectados, el virus ha mostrado que puede permanecer activo en el aire y en las superficies.