Como cada 27 de enero, hoy se conmemora el Día Nacional de las Nutriólogas y Nutriólogos. Su trabajo, al igual que el de otras áreas de la salud, es indispensable para el cuidado de los pacientes. Aunque en su caso, su labor ayuda para la prevención de múltiples enfermedades y padecimientos como cáncer, diabetes y obesidad.

Al respecto, la Dra. Vanessa Fuchs Tarlovsky, jefa del Servicio de Nutrición Clínica del Hospital General de México (HGM), resaltó la importancia de trabajar para educar a la población sobre cómo llevar una alimentación sana. Además se debe considerar que durante los últimos años nuestro país se ha visto inmerso en graves problemas de salud a causa de la obesidad y el sobrepeso.

Señaló que el rol de las y los nutriólogos en este aspecto es mucho de educación y tratamiento de prevención secundaria. Cuando se atiende a personas que ya han sido diagnosticadas con alguna enfermedad crónica, se les debe ofrecer información sobre los cambios de hábitos alimenticios que deben realizar para controlar su padecimiento y evitar que avance la enfermedad.

La especialista explicó que el Servicio de Nutrición del HGM tiene dos campos de acción: consulta externa y apoyo al paciente hospitalizado. En este último caso, se enfocan en atender las necesidades nutricionales que requieren las personas antes de iniciar algún proceso terapéutico como puede ser algún tipo de cirugía.

Informó que el Servicio de Nutrición lleva a cabo diversas líneas de investigación en obesidad, cáncer de mama, desnutrición hospitalaria, cicatrización hemato-oncología y problemas renales. Varios de los resultados han sido publicados en revistas internacionales.

Combatir la desnutrición hospitalaria

Por otra parte, la agencia BCW realizó una infografía acerca de esta fecha. Un aspecto importante a considerar es que el 70 por ciento de los pacientes hospitalarios se encuentran en alguna fase de desnutrición por deficiencia de aporte energético proteico. Se trata de un aspecto muy grave porque la desnutrición hospitalaria incrementa las complicaciones infecciosas, la estancia en el nosocomio y la mortalidad.