Cada año existe una dura prueba a la que se enfrentan miles de médicos generales y es el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Médicas (ENARM). No se trata de algo sencillo porque cada vez existe una mayor competencia. También se debe considerar que el número de vacantes disponibles es bastante reducido. A la fecha se estima que apenas 2 de cada 10 aspirantes obtienen un lugar.

De manera tradicional el ENARM se suele aplicar la última semana de septiembre de cada año. Con esto en mente, lo ideal es prepararse con varios meses de anticipación. Aunque algunos afirman que el mejor curso para el examen es poner atención durante toda la carrera de Medicina, también se pueden emplear otras técnicas.

Estrategias de estudio para el ENARM

En primer lugar es necesario planificar tus tiempos mediante un cronograma de actividades. Debes de marcar el tiempo y los días que dedicarás al repaso. También puedes ser más específico y estudiar por temas para evitar confundirte.

Con respecto a las horas de repaso, el tiempo promedio que se recomienda es de 4 por día, aunque puede variar con cada persona. Es muy importante mencionar que si dedicas menos tiempo tal vez no sea suficiente. A su vez, si son más horas es bastante probable que sufras de un bloqueo creativo.

De igual manera, lo que se aconseja es tomar breves descansos a lo largo de la jornada de estudio. Pueden ser 5 minutos por cada hora porque de lo contrario puede ser contraproducente y vas a terminar con estrés y dolor de cabeza.

Una vez determinadas las horas, debes de determinar los días en que vas a hacer los repasos generales. Lo ideal es que sean 5 por semana para que puedas cumplir con todos los temas del ENARM. No se aconseja que estudies todos los días de la semana porque tu mente necesita de un descanso.

Finalmente, el tiempo mínimo de estudio para poder tener una preparación completa para el ENARM es de 6 meses. Con esto en mente, te encuentras a tiempo para iniciar tu rutina rumbo a una de las pruebas más complicadas que existen.